sábado, 18 mayo 2024
spot_img
spot_img

El costo de ser original

¡Sigue nuestras redes sociales!

"La originalidad sigue siendo un espécimen extraño, mayormente en la clase política latinoamericana que se ha movido en los extremos y el status quo de izquierdas y derechas": Juan Contreras.

spot_img

Por Juan Contreras.

“Nada hay más difícil que la originalidad. Ramón Gómez de la Serna, en las calles de París, comiendo huevos de tortuga sobre el lomo de un elefante, no pasó de ser un espectáculo ridículo para el gusto refinado de los franceses. En cambio, cuando M. K. Gandhi hizo su aparición en el parlamento británico sin más vestido de etiqueta que su blanco bombacho almidonado, escribió sin el menor esfuerzo, una página en la historia de la originalidad. La diferencia consistió en que Ramón, rimbombante y aparatoso, puso en práctica la más inservible de sus greguerías, en tanto que Gandhi no hizo nada de particular.

No basta con hacer originalidades, sino que es indispensable ser original. Se requiere, asimismo, que no haya premeditación, elaboración previa de los propósitos.”

Los anteriores dos párrafos fueron escritos por el Nóbel de la Literatura, el Colombiano Gabriel García Márquez en su columna para El Universal el 6 de Junio de 1948. Casi ocho décadas después, la originalidad sigue siendo un espécimen extraño, mayormente en la clase política latinoamericana que se ha movido en los extremos y el status quo de izquierdas y derechas, liberales y conservadores,  capitalismo y comunismo, o cualquier otra dualidad que pueda ocurrirse como blanco y negro, o bueno y malo.

Por eso es que los estamentos políticos latinoamericanos -y varios del norte- no saben descifrar lo que está ocurriendo en nuestra pequeña patria centroamericana, en el que de la nada, un joven Presidente utilizando una gorra hacia atrás, delgado y sonriente, que habla sin palabras rebuscadas ha puesto a El Salvador en la palestra mundial, unos para criticarlo desde sus altas y lujosas oficinas en las redacciones de periódicos internacionales, y otros -la gente común- para admirarlo y preguntarse cuál ha sido la fórmula mágica para resolver los problemas más latentes de los salvadoreños.

En Chile, Perú, Ecuador, España, Argentina, Colombia, y muchos otros países -incluido Estados Unidos- la gente pide tener su propio Bukele, para que llegue a transformar la política desfasada, sucia y obsoleta que ha predominado en sus sociedades a lo largo de los años, “Ukalele” decía una señora en Chile hace algunos meses, queriendo demostrar su apoyo al presidente salvadoreño.

Por eso no resulta extraño, que quienes aún están bajo la cobertura de esos paradigmas ideológicos obsoletos de izquierdas y derechas, se quieran colgar de la originalidad de este nuevo Presidente, para decir que solo es marketing o solo es fama en las redes sociales. 

Pues resulta que ahora, todos lo políticos de otras latitudes tienen la fórmula mágica para bajar homicidios, todos quieren dar clases y armar foros para enseñarles a los demás “como hacer las cosas”. Sin embargo, como salvadoreño me atrevo a asegurar que ningún Boric, Ortega o Petro, habría podido resolver el problema de la seguridad en El Salvador, el escepticismo hace dos años seguramente incluiría a todos nuestros compatriotas que viven en las comunidades donde tenían que pagar una cora para entrar a sus casas, y hoy se respira paz y tranquilidad, simplemente era algo IMPOSIBLE, así en letras mayúsculas.

Hoy, con la tasa de homicidio más bajas de Latinoamérica, y con los niveles de popularidad más alto para las figuras públicas por parte de Bukele, todos quieren decir que ellos hubiesen hecho lo mismo, que ellos tenían la solución a los problemas de El Salvador y de toda Latinoamérica. Y aquellas frases inmortales resuenan nuevamente, después de haber sido escritas por Gabo: “No basta con hacer originalidades, es indispensable SER ORIGINAL”.  

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Juan Contreras
Juan Contreras
Abogado salvadoreño, consultor internacional y experto en Derecho Electoral.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias