spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

El caso Marduk

spot_img

“Marduk es una banda sueca de black metal fundada en 1990 por el guitarrista Morgan Steinmeyer Hí¥kansson con la idea de crear “˜la banda más blasfema del mundo”™ en Norrkí¶ping, Suecia. Su nombre proviene del dios babilónico Marduk, deidad patrona de Babilonia. Es una de las bandas de la primera escena del black metal sueco” (Wikipedia).

Para este año la banda planeó una gira por toda Latinoamérica, dicha gira ha causado controversia. Hace unos dí­as apareció en distintos medios el titular “Guatemala busca bloquear la entrada al paí­s a una banda de rock sueca por blasfema” (El Paí­s). En nuestro paí­s, la Asamblea Legislativa tuiteó “Dip. Arnoldo Marí­n: Este grupo (Marduk) no trae nada bien al pueblo salvadoreño, como Partido Demócrata Cristiano apoyamos esta moción, para que no se venga a distorsionar la mente a nuestros jóvenes” (@AsambleaSV).

Conociendo más de El Salvador, en relación a Guatemala, tomaré en cuenta el tuit de la Asamblea Legislativa y consideraré las palabras del diputado Arnoldo Marí­n para continuar con este artí­culo.

El tuit se resume en que Marduk no trae nada bueno al paí­s porque su música distorsiona la mente de los jóvenes. ¿Qué es distorsionar? Cambiar la forma de algo. Entonces, decir “yo soy la mierda de dios, nacido del pecado. Entra, debe ser tentador ser Dios, toma tu pecado original y métetelo por el culo” (Traducción de Blessed Unholy de Marduk) es malo, pero que digan “voy a vendar tus ojos, si flaqueas te recojo, te voy a complacer sin que me digas tu antojo. Con tu mirada dime sí­ y no lo hables que voy hacer de esta noche una noche inolvidable” (50 sombras de Austin de Arcángel) ¿es algo que no distorsiona?

Más allá de lo que provoca una canción, ¿qué dice la Constitución? “Toda persona puede expresar y difundir libremente sus pensamientos siempre que no subvierta el orden público, ni lesione la moral, el honor, ni la vida privada de los demás” (artí­culo 6).

Entonces, ¿Por qué Marduk no puede entrar al paí­s? La banda no le hace daño a nadie al momento de interpretar sus canciones en el evento del 10 de octubre. La cancelación del concierto es una forma de beneficiar a ciertas partes, es decir, cualquier cantante cristiano tiene derecho a tener un concierto en El Salvador, pero cualquier cantante satánico no puede interpretar sus canciones porque son malas y dañan a la sociedad.

¿No serí­a lo mismo decir “Salve Satán” y “Viva Cristo”? Claramente no, pero si hablamos de honrar o venerar a una deidad es la misma expresión a diferente persona. El detalle es que, en la sociedad, el catolicismo predomina de tal forma que existe una locura eclesiástica. Una de las campañas más promovidas por la Iglesia es que esta debe estar presente en todo, para mí­, la Iglesia piensa más en tener poder que en poder predicar la “palabra de Dios”.

Concluyendo, deberí­an dejar actuar al Estado fuera de cualquier religión. Moral no es lo mismo que religión y en lugar de imponer nuestras propias normas, la Iglesia debe recordar que todas las cosas son permitidas, pero no convienen en algunos casos, de modo que cada quien, que no esté dentro de la Iglesia, puede actuar libremente sin que lo molesten por no ir con las “normas de Dios”.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias