spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

El artista surrealista que trabaja en una imprenta de periódicos

Entre el ruido de las máquinas impresoras de periódicos se encuentra un hombre quien deslumbra con su arte surrealistas

spot_img

Entre la tonalidad tenue de aquel enorme cuarto donde se comienzan a movilizar los trabajadores de la imprenta de uno de los periódicos de circulación nacional se encuentra un hombre con una melena larga y un estilo bohemio. Se mueve de un lado a otros tomando las enormes láminas que serán utilizadas como moldes del periódico a imprimir. Luis Melgar es un dibujante nato. Sin más que lapiceros y plumones se ha convertido en un personaje que deslumbra a todo aquel que llega a aquel lugar lleno de máquinas que dan vida a las páginas en blanco con noticias.

Sus trazos intrigan. Las lí­neas se van uniendo y formando figuras estéticamente agradables al cerebro. El don de Luis nace de su subconsciente, según explica. “En mi cabeza está la idea. Yo veo las imágenes y las necesito sacar, por eso dibujo en el papel”, dice el artista mientras enciende un cigarrillo y lanza una bocanada de humo.

A las siete de la noche comienza todo el proceso de impresión del periódico. Las maquinas comienzan a rugir. Las páginas blancas comienzan a tomar colores magenta, rojo, amarillo, negro. Luis asemeja a una de esas máquinas que mesclan los colores para tener el primer tiraje del periódico, pero en este caso las páginas que Melgar presenta tienen un fascinante detalle artí­stico.

El rojo, amarillo y azul predominan aquellos dibujos que asimilan a laberintos mentales con colores primaros. Aquellos patrones complicados han hecho que el artista haya expuesto su obra más de alguna vez, aunque no es su principal motivación, ya que aseguró al equipo de ContraPunto que es solamente un pasatiempo, mientras espera que comience su trabajo en la imprenta periodí­stica.

Así­ como los colores que se mezclan para generar colores y palabras en el periódico, Luis Melgar, mezcla materiales que tiene a su mano. Su obra es tan minimalista que hasta el artista asegura que el material es “pobre” ya que traza con lapicero negro y colorea con plumones, pero que lo importante se basa en “el poder de los trazos”.

El artista vive entre periódicos siendo feliz con el arte que crea, mientras descansa y deja salir a la vista de todos las imágenes surrealistas y abstractas para que sean disfrutadas.

___

Fotografí­as: Susana Serrano.

spot_img

También te puede interesar

Eduardo Barahona
Escritor independiente, periodista de investigación, activista y ecologista.
spot_img

Últimas noticias