spot_img
spot_img
lunes, 25 de octubre del 2021

Dictaduras

Son alianzas del poder económico y militar con el propósito de favorecer a los primeros, sometiendo a la población mediante la represión sostenida al más puro estilo Friedkiano, anulando toda estructura polí­tica representativa y obligando un oficialismo fascista patriotero.

spot_img

Son alianzas del poder económico y militar con el propósito de favorecer a los primeros, sometiendo a la población mediante la represión sostenida al más puro estilo Friedkiano, anulando toda estructura polí­tica representativa y obligando un oficialismo fascista patriotero.

En éstas no existe la disensión, la posibilidad de manifestarse o de expresarse libremente. Tampoco admite el debate o las reuniones contrarias al orden establecido por la fuerza, y aquellos que resultan detenidos como opositores sufren torturas, asesinatos o desapariciones.

Carecen de representatividad o legalidad.

Nos son familiares porque América Latina sufrió por ellas en las décadas recientes y padecemos sus resabios.

¿Qué hay de Venezuela?, ¿es la dictadura que los medios pregonan?

Su gobierno es representativo, fruto de elecciones directas y libres, sometido al escrutinio más absoluto de las Américas en la última década, superando todo cuestionamiento a la transparencia de los procesos efectuados a lo largo de tales años.

Es, en opinión del ex presidente estadounidense Jimmy Carter, “”¦un modelo de transparencia y fiabilidad a toda prueba”¦”.

La libertad de opinión, de reunión, de circulación, de disensión, se asegura y garantiza como en ningún lugar del continente, así­ como la más completa apertura económica, sometida a procesos de verificación que no le es extraño a ningún europeo, asiático  o estadounidense, en razón de los aranceles objetivos que práctica su modelo fiscal,  similar al de las regiones de procedencia de estos; mientras es fuente de incómodo para los inversores criollos, acostumbrados a los “favores” de las dictaduras o de las democracias dóciles de urna, satelitales y sometidas a la polí­tica exterior estadounidense.

¿Y las democracias que la cuestionan?

México anuncia un crecimiento record de su economí­a, que beneficia solo a las élites mientras el pueblo padece, según el BID, el mayor retroceso de su poder adquisitivo, aumentando los niveles de pobreza real en hasta 8 puntos, así­ como reduciendo los espacios de participación polí­tica al mí­nimo en décadas.

Es en la práctica un estado inviable por los niveles de corrupción y por el nulo poder real del estado.

Sucede también en Brasil, donde desde el golpe de estado se han anulado los progresos  alcanzados durante el experimento democrático de la última década; o en Argentina, donde las medidas económicas oficiales han producido en lo que va del año, hasta 12 millones de nuevos pobres (BID, 2017) y el estado de nuevo práctica ahora,  las desapariciones forzadas de opositores.

Tampoco Colombia, plataforma desde la cual toda agresión se ha lanzado contra Venezuela es un ejemplo de democracia, puesto que ninguna disensión es admitida, e igual que en los casos citados, los beneficios solo son para las élites.

¿Y qué hay de los EU?

La ley patriótica instaurada por Bush, anulo las libertades ciudadanas, sometiendo al soberano estadounidense a la más irrestricta vigilancia, mientras asegura la legalidad del intervencionismo  en terceras naciones, la tortura y desaparición forzada de sus ciudadanos, y el expolio de los recursos naturales de estas.

Es ésta última, el interés de democratizar ésa curiosa, interesante dictadura venezolana.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias