sábado, 29 de enero del 2022

Desinformación

spot_img

Por Ernesto Panamá

Desinformar

  1. Dar información intencionadamente manipulada al servicio de ciertos fines
  2. Dar información insuficiente u omitirla

Desinformación

  1. Acción y efecto de desinformar
  2. Falta de información, ignorancia

Inicio con las definiciones del Diccionario de la lengua española, pues solemos escuchar palabras de las que conocemos su significado, y esto conduce a no comprender lo leído. “Desinformación”, se utiliza en Guerra Política, para confundir, dividir y hacer que tu enemigo pierda apoyo de seguidores.

Desde febrero 3, 2019, a enero 2022 acumulamos 34 meses de haber electo el primer gobierno que vela por nuestros intereses, transcurridos 200 años sometimiento. Haber logrado esto, convierte a la “minoría” que por dos siglos se benefició de nuestra explotación, en ENEMIGOS.

 ¿Porqué te preguntaras?

La respuesta es sencilla, pero extensa. La estructura minoritaria que nos gobernó la llamamos el 3 %, y suponiendo que somos 9 millones de salvadoreño el 3 % la componen 270.000 personas. Son muchos, dirás.

Sí, pero debes tener claro “quiénes integran este sector de la población”, oligarcas, dirigentes, asalariados, beneficiarios, dependientes, fanáticos y tontos útiles.

¿Piensas en solo en la oligarquía cómo 3 %? Es un error, ellos representan quizá menos del 0.005 %. ¿Y el resto quiénes son?

Espero abarcar a los 268.650 en seis sectores:

1.Oligarcas, ejecutivos de sus empresas, parte del empresariado nacional y varios de sus empleados. 2. El Sector financiero y parte de sus empleados. 3. Dirigencias de partidos, estructura y seguidores. 4.Poderes ejecutivo, legislativo, judicial, gabinete, jueces, consejos municipales y algunos empleados. 5. Fiscalía, corte de cuentas, miembros del sistema electoral, directores de instituciones autónomas, otras entidades de gobierno y muchos de sus empleados. 6. ONG de fachada y entidades “religiosas” y sus seguidores, por su puesto no faltan los fanáticos, quiénes no reciben beneficio, pero como ignorantes creen que la corrupción debe gobernar.

Entre las ONG incluimos entidades “religiosas” estas influyen en la formación del pensamiento de cientos de miles de personas, quiénes sometidos a dogmas temen desobedecer a “pastores o curas”, cuyos intereses son ajenos a su congragación y nación, en la que el gobierno les permite predicar.

Los jesuitas, su origen, banca y corrupción, puedes conocerlo en la investigación que desarrolla Pablo E. Tirabassi. Por supuesto si posees tiempo e interés, encontrarás más información en el internet. Además, en nuestra historia esta registrada la perversa complicidad jesuítica en la guerra y  los 70.000 muertos.

Los jesuitas recibieron fondos de los impuestos de los salvadoreños, de gobiernos corruptos y en el 2022 dejarán de recibirlos. Parte de esos millones, se destinaron para la elaboración del sistema de evaluación PAES, el que destacaba la mala educación que los gobiernos corruptos ofrecían a su pueblo.

Esta reducción de ingresos tiene furiosa a Orden Jesuita y al rector Andreu Oliva quién se ve obligado a atacar al gobierno diciendo: “El trabajo en la asamblea legislativa de las bancadas Cian, Gana, PCN y PDC ha sido nefasto”.

¿Andreu, avala la corrupción de ARENA y FMLN que por 30 años le entregaron millones de dólares de impuesto? Agrega Andreu, “La Asamblea Legislativa no es lugar en donde se defienden los intereses de la población” ¿Con esto él afirma que apoya la dictadura oligárquica, y no la democracia?  ¿Volver a la explotación, a los maletines negros, es enseñanza cristiana? Andreu ¿Peligra en su cargo porque su contribución a la banca Ambrosiana bajará? ¿Con su discurso implora la Oligarquía que no dejen de financiarlo?

El “pastor” de la Iglesia Elim, Mario Vega exmiembro del FMLN es mencionado por un You Tuber salvadoreño residente en Luisiana, TECNOBOCA. Estos comentarios me hacen pensar que podría ser destituido por su congregación, posiblemente por malversación de fondos.  Pues YA NO recibirá $$ de este gobierno, las cuentas no le van a cuadrar.

Su egoísmo lo lleva a acusar a acusar al gobierno de “persecución religiosa” con lo que pretende asegurar el retorno del dinero mal habido el que seguramente le permite robar el diezmo. Su congregación tiene ahora la palabra.

A esto amigos se llama “desinformación”, mentir y a la vez abogar por que sus ingresos sean restituidos.

El 3 % lo forman una gran variedad de personas, en su mayoría inocentes de las manipulaciones de “órdenes religiosas y pastores corruptos”.

Andreu y Vega, deshonran a sus órdenes e iglesias, claro hay curas y pastores buenos.

(*) Ernesto Panamá es Escritor

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas
spot_img

Últimas noticias