miércoles, 11 de mayo del 2022
Especiales de la SemanaDel éxito académico, a emprendedoras de la Miel de Abeja

Del éxito académico, a emprendedoras de la Miel de Abeja

¡Sigue nuestras redes sociales!

Por Wilfredo Díaz / Texto y fotos

Para que la miel de abeja llegue a sus manos y pueda saborearla, no es nada fácil, lleva un difícil trabajo tanto para el que la produce, las abejas, como el que se dedica a la apicultura.

Son trabajadoras, organizadas y atacan cuando se sienten amenazadas. Su trabajo de recoger el polen, lo inician cuando salen los primeros rayos del sol y lo finalizan a las cuatro de la tarde, aproximadamente.

La vida de las abejas es tan corta, que en un par de horas deben colectar polen y producir su miel. Vuelan de un lado a otro todos los días, en busca del néctar de las flores para almacenarla en sus panales. El sabor y color dependerá de la zona geográfica y época del año en que se produce.

Una abeja, ve una flor diferente a los seres humanos. Ella llega, identifica, saborea, recoge el polen y lo traslada a sus panales. Sus ojos son sensibles a la luz ultravioleta y están diseñados para dirigirla donde se almacena el néctar.

Para tener su producto final, la miel, buscan agua en ríos y estanques, la almacenan en su estómago donde tienen una válvula, que les ayuda a limpiar el vital líquido, que llevará a su colmena para combinarla con el polen de la flor y poder alimentar a las larvas o crías.

La historia de la miel inicia, cuando las abejas y las flores aparecieron en la tierra. Según investigaciones científicas, en algunos países como Sudáfrica, Namibia o Zimbabue, han encontrado figuras rupestres, donde se ven seres humanos recolectando este vital líquido, lo cual pueden tener unos 20.000 mil años de antigüedad, es decir ya existía la apicultura.

Los apicultores, realizan actividades vinculadas a la cría de abejas con ayuda científica-técnica para aprovechar su producto, la miel. Se encargan de cuidarlas e identificarlas, para que se desarrollen y reproduzcan. Son insectos que viven en colonias de enjambres y son identificadas como: la reina que vive 6 años, los zánganos tres meses y las obreras entre 45 a 50 días, teniendo cada una de ellas su función.

Emprender y desarrollarse en esta área es complicado e interesante, se conoce el comportamiento de las abejas y el producto que nos regala la naturaleza su rica miel. Es un trabajo, que lo hacen hombres y mujeres, como las hermanas Blanca Imelda y Glenda Guadalupe Palma Melara, estudiantes de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de El Salvador.

“La idea de ser emprendedora en el área de la apicultura, nace cuando cursamos la materia, Especies Menores, donde se incluyen las abejas. Nos interesó y motivó a conocer el comportamiento de ellas, para tener un apiario, pero por falta de recursos económicos no lo hicimos”.

“En el 2019, nos enteramos que la organización Plan Internacional, ayudaba a desarrollar proyectos de emprendedurismo en el Municipio de Rosario de Mora del departamento de San Salvador. Los buscamos y les planteamos con mi hermana de hacer un apiario, les pareció la idea. Estudiaron la propuesta y en el 2020, nos aprobaron capital semilla para emprender en la apicultura y poner en práctica los conocimientos académicos de nuestra Alma Mater”.

“Gracias a Dios, todo nos estaba saliendo bien. Mientras hacíamos planes de hacer el apiario, conocimos al reconocido apicultor, Rogelio Zavaleta, con más de 30 años de experiencia en el tema. Nos asesoró y motivó a realizar el proyecto.” asegura Imelda Melara.

Las hermanas Palma-Melara, desde muy temprano preparan sus utensilios de trabajo, cada una toma su ahumador, espátula, guantes, traje blanco y botas todo terreno, les espera un largo día bajo el sol. Caminan dos kilómetros aproximadamente entre veredas, calles empedradas y polvosas para llegar donde están las colmenas y sacar la miel de los marcos.

Para hacer este duro trabajo, les acompaña Luis Beltrán, estudiante de quinto año de ingeniería industrial de la Universidad Tecnológica y su sobrino Edwin Geovany Palma Melara, quien estudia el bachillerato técnico contador, ambos parte del equipo.

Llegan al lugar, se les nota su cansancio después de caminar bajo el fuerte sol. Limpian el sudor de su rostro, toman agua, preparan humo con trozos de madera para dar inicio a su trabajo. Se colocan sus trajes pesados tipo astronautas, que encierran un calor espantoso. Es un paso a paso, destapan caja por caja para verificar las colmenas, donde las abejas hacen su trabajo, produciendo miel.

Con detalle, precaución y comportamiento de las abejas, no puede existir un error, puede salir caro por las picadas. Las abejas son inteligentes, tienen la capacidad de detectar el olor de sus dueños. Es una experiencia única, que aunque tenga el equipo necesario, siempre se está expuesto a una picada.

“La revisión de las colmenas lo hacemos siempre, para asegurarnos que la salud productiva de la reina esté bien. Es un trabajo pesado, lo hacemos en familia y cada uno tiene una función. Mientras verifico con detalle cada una de ellas, mis hermanas trasladan los marcos a una mesa para sacar las abejas y su miel”.

“Antes de trasladar cada marco y extraer la miel en la máquina centrífuga, nos aseguramos que en el panal haya alimento, huevos, crías y que no tengan plagas. Evaluamos cada colmena, para ver cuál está lista y sacar el vital líquido. Cuando la miel sale de sus marcos, se cuela y deposita en sus botellas para comercializar. Es un trabajo agotador, arriesgado, interesante y en equipo”.

“El apiario debe mantenerse limpio de maleza, esto ayuda a que la abeja no tenga obstáculos a la hora de realizar su vuelo en busca de flores. En los periodos de cosecha, revisamos si hay miel nueva, fresca o madura y la cantidad de polen que tiene. Nos aseguramos que la reina esté ahí, lo cual es muy importante para la sobrevivencia y crecimiento de la colmena”.

“La apicultura en el mundo es de gran importancia ecológica, la labor que hacen las abejas como agentes polinizadores contribuyen al mantenimiento de la biodiversidad y ecosistemas,” concluye Imelda Palma.

Si quieres ayudar al emprendedurismo de los jóvenes salvadoreños, contacta a las páginas: bee-organic, Abejitas-Melara:

https://www.instagram.com/direct/inbox/

https://www.facebook.com/bee-org%c3%A1nic-Abejitas-Melara-106247121993993/

Wilfredo Díaz
Fotoperiodistas profesional salvadoreño, periodista, docente, colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

También te puede interesar

Últimas noticias