spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

De qué juventud hablamos

“Creer en los jóvenes es ver en ellos además de entusiasmo, capacidad; además de energí­a, responsabilidad; además de juventud, ¡pureza, heroí­smo, carácter, voluntad, amor a la patria, fe en la patria!” Fidel Castro

San Salvador- El término adecuado es ninini quiere estudiar, ni quiere trabajar, ni obedece a familiares responsables de cumplir estas opciones para desarrollo de su vida, aporte a la comunidad y a la sociedad. Se pidió, aprobó y obligó a la población a pagar un tributo adicional para el tema seguridad. Sin embargo que se re-orienten fondos para apoyo a ninis va más allá del absurdo.

Cuando se da uso inapropiado a las finanzas; más si éstas son bienes públicos, es una malversación, porque es claro se han mal invertido, no están siendo dirigidos para los fines que se propusieron. El despilfarro es también malgasto, no pasa como simple tema mediático, es una mala-inversión y por consiguiente la administración financiera va en detrimento.

Escuchamos hablar de la falta de fondos para hospitales, que requieren a simple vista una notable mejorí­a no solamente en infraestructura, sino en calidad-atención humana, mobiliario-equipo, abastecimiento-farmacológico y demás.

La urgente necesidad del mismo tratamiento a escuelas, institutos y la única universidad pública, sumando la falta de inversión en la investigación, mejora académica, apuesta por enseñanza técnica a estudiantes bachilleres y brindarle opciones de vida.

Un sector excluido y altamente vulnerable a llenar estadí­sticas violentas es la juventud rural, quienes se encuentran acosados por maras o por autoridades en búsqueda de éstos, ante la preocupación de madres.

“Que vaya creciendo un hijo en éstos tiempos es duro, porque ellos quieren andar solos, pero no entienden que se vuelven presa de maras o sospechoso de marero para policí­as y soldados” comenta Marina, una angustiada madre.

Escuchar el pensar y sentir de los jóvenes de áreas rurales se vuelve prioridad, pero ¿Quién les pregunta, escucha y sobre todo responde sus demandas?

En la zona urbana existen jóvenes quienes han desaprovechado las oportunidades, por ejemplo el fácil acceso en distancia a la educación así­ como la diversificación de carreras a disposición.

Está claro que el apoyo a nininis es necesario como un mecanismo de prevención de violencia, pero éste apoyo ya lo ofrece INSAFORP a la juventud y no ha sido debidamente aprovechado.  

En el momento que se le dio libertad a la juventud para toma de decisiones y responsabilidad de su proceder en la vida con las facilidades para que lo haga (casa, comodidades, alimentación y vestuario) ahí­ perdimos control.

Varios factores afectan a la juventud, la debida orientación, porque se enseña con ejemplo, pero hogares desintegrados o donde se ejerce violencia, donde impera la complacencia de caprichos, pero sobre todo donde impera la libertad para uso-abuso de alcohol y drogas. Se ha evidenciado que las peores actuaciones de las maras hacia población civil han sido cometidas bajo efectos de éstas.

La mala idea de consideración que practicaron padres permisivos, es lo que conllevó a la juventud a optar por ni-ni-ni. El padre que tení­a de profesión/oficio agricultor, jornalero, carpintero, zapatero, querí­a algo diferente para su hijo, impidiéndole aprender de él sus saberes, las madres campesinas, no querí­a que su hija sufriera lo que a ella le costó la vida. Fueron en parte las bases para la creación de ni-ni-ni.

spot_img

Últimas entradas