spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 31 de julio del 2021

De la contención a la prevención y restructuración

En El Salvador cada dí­a se presenta una “nueva” situación que requiere de elaborar planes de contención, como la escasez del agua, la corrupción y la violencia generalizada, sin embargo creo que si se hubiese tenido la mí­nima visión estratégica de los diferentes gobiernos que nos ha precedido, con ética y  voluntad diferente panorama tuviéramos para vivir.

Y de tantas realidades con las cuales, simplemente convivimos, existe una realidad permanente que la vive la mayorí­a de la población (53%) esa es la realidad de las mujeres. una realidad con escasez de derechos (en educación, laborales, económicos, salud, etc.), todaví­a.

Naciones Unidas desarrolla como estrategia para generar conciencia a nivel mundial, en relación a algunos de los diferentes problemas que vivimos en común como el Dí­a del Agua, Dí­a de la mujer, etc. Durante el mes de abril se conmemoran, entre otros,  el Dí­a Mundial de la Salud.         

Durante la Primera Asamblea Mundial de la Salud celebrada en 1948, se propuso el establecimiento de un “Dí­a Mundial de la Salud” para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud, y es a partir del año de 1950 que se conmemora el 7 de abril como el Dí­a Mundial de la Salud.

Cada año se elige para esa jornada un tema especí­fico con la finalidad de destacar un área prioritaria de interés, siendo este año el Dí­a de la Salud está dedicado a “La Diabetes Mellitus” por constituir una importante causa de preocupación en salud pública a nivel mundial.

Si se toma como categorí­a de análisis al género se notara como la salud se ve afectada de distintas maneras si se es hombre o si se es mujer. Las necesidades de las mujeres alrededor del mundo, van más allá de las que presentan en salud sexual y reproductiva, estas afrontan también otro tipo de problemas de salud.

La diabetes mellitus al igual que las enfermedades cardiacas, los infartos, el cáncer y las enfermedades respiratorias forman parte de las enfermedades crónicas y son las principales causas de mortalidad en el mundo, siendo responsables del 63% de las muertes. En 2008, 36 millones de personas murieron de una enfermedad crónica, de las cuales la mitad era de sexo femenino. 

El impacto de la diabetes es mayor en las mujeres, según datos estadí­sticos del sistema de morbilidad del Ministerio de Salud, de 21,300 personas que durante el año del 2015 consultaron por diabetes el 77.83%  fueron mujeres. Del total de 677 personas fallecidas por esa causa, el 63% fueron del sexo femenino. Seis de cada diez muertes por diabetes son mujeres

Las diferencias de mortalidad y morbilidad por sexo se derivan de condiciones no solo biológicas sino, también del medio social donde, entre otros factores, actúa la valoración que la sociedad adscribe al ser hombre y al ser mujer, valoración que aparece ligada con las relaciones genéricas de subordinación. Cabe mencionar que estudios señalan directamente como en materia de salud existen hipótesis sobre causalidades sociales en cuanto a discriminación y desvalorización de las mujeres, tal es el caso de la incidencia diferencial por sexo de la desnutrición en la niñez, con clara desventaja  para la niña[1].

Y nosotras las mujeres, ¿también tendremos que “acostumbrarnos” la escasez, así­ como con el agua, en relación a nuestros derechos? No, más bien es obligación del Estado salvadoreño y la sociedad en su conjunto contener la violación a los derechos de las mujeres; desarrollar campañas de prevención y reestructurar las relaciones de poder que desde el patriarcado se le ha usurpado a la mayorí­a de sus habitantes: Las Mujeres.    

spot_img

Últimas entradas