spot_img
spot_img
sábado, 25 de septiembre del 2021

Cuento para entretenerse un rato

En un pequeño y lejano planeta del universo, autodenominado “Tierra” un monarca llamado Virusulino que era gordito lleno de protuberancias y que en línea sucesora era el número 19, se propuso atacar ferozmente a toda la humanidad ¿por qué?  no lo sé, para ello se valió de los poderes de su corona que se fortalecía con el  ADN y la grasa proteínica de los seres terrenales, hombres y mujeres en todas partes eran víctimas de su inmisericorde ataque sobre todo aquellas personas que por el paso de los años sus defensas naturales habían menguado, cuando esto se puso en evidencia obligo a tomar medidas precautorias, entonces en las comunidades corrieron a ocultar a  viejitas y viejitos para que Virosulino no acabara con estas personas mayores que, si bien es cierto que eran sus preferidas no por eso dejaba de atacar a otras de diferente edad.

La mayoría de gente adulta mayor, felizmente, tenían quien los auxiliara en sus grupos familiares, quienes por el cariño que les tenían, así como por la comprensión del esfuerzo que ellas habían hecho cuando fueron jóvenes para logra cierto bienestar para sus descendientes, los cuidaban.

Pero siempre hay excepciones y habían ciertos casos que por razones diversas se habían quedado solas, entre estas personas había una viejita ingenua que no perdía su entusiasmo por la vida quien se puso a meditar y se dijo: “este VIrusulino para atacar no se fija en partidas de nacimiento, solo se deja llevar por el aspecto físico y si me hago pasar por joven tal vez no me contagie” entonces decidió que además de tomar todas las medidas pertinentes de distanciamiento social y de higiene personal también se maquillaría más de lo acostumbrado para engañar al monarca, y así pasar desapercibida y no contagiarse ni contagiar a los demás; por el momento no podría decir cuál es el resultado, está por verse.

Otro viejito se enteró por redes sociales, que el alcohol era bueno para no contagiarse, por lo que empezó a tomar de todo tipo de bebidas alcohólicas para defenderse de la pandemia, actualmente sigue en “zumba”

La verdad era que Virusulino si tenía control territorial en los países, el temor que se le tenía, hacia que la mayoría se comportara prudente para no tener que verse “cara a cara” con él, aun cuando siempre había personas que se pensaban astutas y que se saltaban las recomendaciones sin entender que al exponerse ellas, también exponían a otras personas queridas y no queridas.

Este malvado Virusulino utilizo la “selección natural” para hacer de las suyas teniendo en cuenta que, por el momento, la alternativa era: que la resistencia y la vitalidad de cada persona la hace resistir los embates de la dolencia y sobrevivir o perecer por la debilidad del organismo, y que solo la solidaridad humana permite decidir emocional y racionalmente que los fuertes ayuden a los débiles como debe de ser en una sociedad civilizada y sobre todo humana.

Todas estas circunstancias pusieron en evidencia a los dirigentes de las distintas comarcas, algunos no querían y/o no podían comprender que por la gravedad de los hechos había que tomar medidas para salvar a la mayoría de terrenales, y unos así lo hicieron, pero habían otros que lo que más les preocupaba era la recesión económica y todo lo que ello significaba para menguar sus ganancias, es posible  que no les importara la vida de los forjadores de la productividad y que consideraran más importante que siguieran en sus puestos de trabajo como si nada sucediera aun cuando pusieran su vida en peligro por la contaminación de Virusulino, uno de sus argumentos era que al no haber producción se cerrarían los puestos de trabajo y al no tener salario siempre se morirían de hambre, posiblemente olvidaban que si morían por el contagio tampoco habría quien produjera el capital y este por sí solo no produce, tiene que tener el valor que le agrega el trabajo de las personas.

Podría ser que estén pensando que al haber leyes que prohíben a las mujeres tomar sus propias decisiones, sobre si quieren o no procrear, estén obligadas a parir más población que posteriormente será la fuerza de trabajo y que no importa las bajas que Virusulino provoque.

Solo que hay un pequeño detalle, en esta voraz pandemia todas las personas sin excepción pueden alimentar las estadísticas de Virusulino 19 conocido socialmente como Coronavirus.

spot_img

Últimas entradas