spot_img
spot_img
miércoles, 05 de mayo del 2021

¡Cuándo la esperanza parece abandonarnos y sucede lo más increí­ble!

Mejores noticias para los compatriotas en los EE.UU.

Habiendo terminado este trabajo, se llega el discurso del presidente Trump y la sorpresa para mi es enorme al enterarme que más de un millón de beneficiados por el ilegal programa llamado DACA y más de setecientos mil beneficiaros del TPS podrán permanecer en los EE.UU. gozando de los privilegios que hasta hoy han gozado por tres años más.

Sin duda esta no es la solución definitiva, pero para quienes tienes como plazo hasta noviembre 2019 para abandonar el paí­s, el que este se extienda su estadí­a por tres años es un alivio increí­ble sus familias. Igual es para los padres estaban a punto de separase de sus hijos quienes se encuentran protegidos por el programa DACA.

Ahora bien, la decisión está ahora en manos de los demócratas quienes insisten en una solución definitiva, por lo que antes incluso de que se conociera la propuesta presidencial la han rechazado.

Esta vez nuevamente veremos si las demócratas están o no en apoyo de las minorí­as a quienes les han fallado reiteradamente. La propuesta nuevamente viene de los republicanos y esta incluye la aceptación para negociar y encontrar durante estos tres años de extensión una solución adecua-da para los protegidos por el TPS y DACA.

Llegado el dí­a 20 de enero 2019 el cierre gubernamental acumula ya 27 dí­as, convirtiéndose en el cierre de gobierno más largo de la historia. De llegarse a los 30 dí­as la ley estí­pula que los recortes de personal comenzaran empezando por el personal bajo contrato y la finalización de contratos con empresas que realicen asesorí­as.

Inicio del artí­culo…

Este el caso del que nos ocuparemos en adelante: el presi-dente Donald J Trump ha expuesto que la crisis que se viven en frontera sur debe atenderse de forma adecuada y esto incluye el construir una barrera fí­sica, pared, muro o barrera, esta puede ser de concreto o metal, con lo que se podrá evitar que continué la epidemia de opioides la que asesina por sobredosis a miles jóvenes, además la seguridad sus ciudadanos están en riesgo pues no se tiene control del ingreso de criminales o terroristas ciertos puntos de la frontera sur.

A demás con la construcción de estas barreras la trata de blancas, de niños, de órganos y otras actividades ilí­citas deberán buscar nuevas rutas.

Los congresistas demócratas quienes hace dos años estaban a favor de aportar dinero para crear una barrera fí­sica para proteger la frontera y niegan incluso que no existe esta crisis.

Junto a la propuesta presupuestaria que el congreso presento en diciembre pasado la que incluye los salarios de un 25 % de empleados gubernamentales, (se estiman unas ochocientos mil personas) y esta debe incluir el financia-miento de la seguridad de la frontera sur.

El presidente previamente ha sido muy claro con el congreso de que el presupuesto no será aprobado si este no incluye el presupuesto solicitado de cinco mil setecientos millones de dólares para edificar las barreras en frontera. Si esto no se considera, él no firmará el presupuesto y se cerrará el 25 % del gobierno previsto.

Los demócratas presentaron el presupuesto al senado y este lo aprobó sin que en él se contemplara lo requerido por el presidente y así­ le fue enviado, creyendo que él no se atreverí­a a dejar sin salario al 25 % de los empleados del gobierno y una vez aprobado el presupuesto, el presidente continuarí­a buscando la aprobación de fondos para la barrera.

Esta ocasión ambos congresistas y senadores se equivoca-ron, el presidente no firmó el presupuesto. Él está definitivamente comprometido con quien lo eligió y va a cumplir con lo prometido, la construcción del muro fronterizo y la seguridad.

Lo acontecimientos en los últimos 30 dí­as se han desarrollado de la siguiente forma: el presidente canceló sus vacaciones y permaneció en la Casablanca y además realizo un viaje visitar las tropas estacionadas en Afganistán. Mientras Nancy Pelosi se dirigió a Hawái y sus homólogos también se fueron de vacaciones.

Pasada la Navidad el presidente ofreció nuevas negociaciones y los demócratas entonces se negaban a escuchar a los agentes fronterizos, quienes les trataban de explicar sus necesidades. Terminada esta intervención, el presidente pregunto a la congresista Pelosi: ¿Qué si él firmaba el pre-supuesto para reabrir el gobierno, que si ella estarí­a de acuerdo en financiar se propuesta?

Ella contestó que NO.

El presidente dijo que no podí­a continuar perdiendo su tiempo y se retiró de la mesa de negociaciones.

El tiempo avanza y parece que el gobierno y los demócratas hablan de diferentes temas: el presidente habla de crisis en la frontera y los demócratas del reabrir el gobierno.

Los demócratas luego se marchan a Puerto Rico a participar en una actividad que estaba programada con antelación, mientras el presidente se mantiene en la Casablanca preparando una nueva propuesta, pues los demócratas no contaban con otra.

Es de hacer notar que el presidente, si así­ lo estimase prudente puede declarar el Estado de Emergencia y con esto solucionarí­a el financiamiento para construir el muro. Pero él insiste en que los demócratas deben participar; a pesar de que hay quienes lo presionan a tomar esta opción.

El dí­a 16 de enero de 2019, la lí­der de la mayorí­a del congreso demócrata sugiere al presidente que el próximo mensaje a la nación que se da en la sede de congreso y está programado para el dí­a 29 de enero, al que acuden el senado, la corte suprema de justicia y el gabinete y es trasmitido en directo a la nación; que lo enví­e por escrito o se posponga por el cierre parcial del gobierno y razones de seguridad. Lo alegado por la lí­der del congreso, rápidamente resulta no tener fundamento ya que las agencias de inteligencia para eventos como este, lo realizar con bastante antelación.

Luego la señora Pelosi parece que está retirando la invitación al presidente para que en el congreso envié su mensaje anual a la nación. La causa que ella pueda tener para evitar que el mensaje del presidente se de en estos momentos es que serí­a bastante negativo para los demócratas.

El presidente no ha comentado al respecto. Pero de nuevo convoca a los demócratas a dialogar y unos pocos asisten, la señora Pelosi y los lí­deres demócratas, se niegan a asistir.

El presidente Donald Trump, como es sabido no es una persona que huya de la confrontación y el dí­a 17 de enero mientras una delegación de demócratas se encontraba en un bus de la Fuerza Aérea rumbo a un aeropuerto militar en donde debí­an abordar un avión de la fuerza aérea el que los llevarí­a por siete dí­as en un viaje de relaciones públicas a Bruselas, Egipto y Afganistán, y estando a solamente treinta minutos de abordar reciben un mensaje del presidente en el que dice: que en vista del cierre del gobierno y las discusiones pendientes, él considera que no es adecuado que este viaje se lleve a cabo. Aclara el presidente que, si ella decide viajar por su cuenta, ella está en su derecho. Horas más tarde el equipaje de la congresista que se encontraba en manos de la Fuerza Aérea fue llevado al congreso y dejado frente a sus oficinas en el congreso.

A esta hora 4:30 pm del sábado 19, se espera que el discurso del presidente en el que se espera ofrezca a los demócratas una nueva oferta en la que él viene trabajando y con la que espera a cambio obtener lo necesario para asegurar la frontera y firmar el presupuesto.

Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

Últimas columnas