spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

¿Cuál será el futuro del partido político FMLN?

Todas las fuerzas que actúan en un espacio político-económico concreto se pueden considerar como vectores políticos que actúan, interactúan y operan en el marco de la lucha política por el poder en esa sociedad

spot_img

¿Qué será, será?, cantaba Doris Day en una película de Hitchcock en la década de los cincuenta del siglo pasado, cuando yo todavía era un niño e inocentemente correteaba por los solares de la colonia Ferrocarril en San Salvador, ignorante que en esos pagos pululaba la pobreza salvadoreña, más cadavérica que las momias de Guanajuato. Hoy, en los comienzos del siglo XXI no quiero alardear ni presumir de haberme convertido en “El hombre que sabe mucho” de Alfredo, pero sí, con los conocimientos mínimos y necesarios para saber que cuando hablamos del futuro nos estamos refiriendo también al pasado y al presente. La canción, dicho sea de paso, angelical e infantil como la Day misma, me sigue gustando, pues me recuerda mi niñez salvatrucha y la lucha de los pobres por la vida.

¿Cuál será el futuro del partido político FMLN?, se preguntan críticamente muchos ciudadanos a la luz de las próximas elecciones legislativas y municipales en El Salvador. Algunos, frotándose las manos esperan el sepelio del partido. Otros, preocupados, pesimistas, escépticos y defraudados apagaron ya la luz y saldaron cuentas con el partido, y más de uno, eso espero, anhelando el rebote del frente.

Pienso que no hay que temer a pronosticar lo que pasará con el partido FMLN en el futuro inmediato ni tampoco es necesario preguntárselo  a ningún oráculo, pues seguro que el presagio no será un tiro que saldrá por la culata, ya que todo indica que el FMLN es hoy por hoy, otro partido político más en el teatro electoral salvadoreño, con el agravante de encontrarse en caída libre  y más preocupado en sobrevivir que en dar un Do de pecho protagónico en el anfiteatro político electorero salvadoreño. Más bien se trata de una plegaria en La mayor desesperación. A pesar de eso, soy de la opinión que el FMLN sobrevivirá este terremoto político.

La pregunta: ¿Qué significa ser de izquierdas?, siempre aparece o reaparece en determinados momentos de la lucha político-social, sobre todo cuando los ciudadanos perciben que los partidos políticos que supuestamente deberían defender los intereses de la mayoría civil pierden la brújula político-ideológica.

Independientemente que el origen de “izquierdas “y “derechas” sea tan viejo como la revolución francesa y que, además, esa definición no tuvo nada que ver con el pensamiento político-ideológico de las fuerzas que actuaron en esos momentos históricos en la asamblea legislativa gala, hay que reconocer que la división entre “izquierdas” y “derechas” simplifica una realidad política compleja y puede servir de faro orientador.  

Según la cosmovisión materialista e histórica conocida como marxismo, las sociedades modernas y contemporáneas se caracterizan desde el punto de vista político-económico por la dicotomía: Tener o no tener. Es decir, una parte minoritaria de la sociedad tiene el poder, cuasi absoluto, y el control   de los bienes materiales y del estado, mientras que la mayoría solamente cuenta con su fuerza de trabajo, ya sea como esclavo, siervo o trabajador. De tal manera que la línea divisoria del hombre en sociedad está definida por la contradicción Capital–Trabajo.

Desde esta perspectiva, todas las fuerzas que actúan en un espacio político-económico concreto se pueden considerar como vectores políticos que actúan, interactúan y operan en el marco de la lucha política por el poder en esa sociedad. En tanto vectores, estas fuerzas tienen una magnitud determinada, una dirección y un sentido.

En términos marxistas, una fuerza política se considera de “izquierdas” cuando su sentido está dirigido en la dirección del trabajo. Es decir, que la acumulación de fuerzas en el plano está en función de fortalecer al trabajador, que es en definitiva el que genera la riqueza o capital.

En el caso concreto del FMLN, pienso que dejó de serlo hace ya mucho tiempo.  Concretamente desde su reconversión en partido político.  Sin duda alguna, el pensamiento o la cosmovisión que se tenga acerca de todo lo que el hombre produce y reproduce en sociedad es importante para entender holísticamente los fenómenos político-económicos y socioculturales que suceden en el mundo, y seguramente es una gran ayuda. Pero no es una condición sine qua non para defender los intereses y los derechos de las grandes mayorías. 

Ya lo dijo Carlos Marx en la primavera de 1845: “Los filósofos no han hecho más que interpretar el mundo de diversos modos, pero de lo que se trata es de transformarlo." (Die Philosophen haben die Welt nur verschieden interpretiert (cursivas en el original), es kommt drauf an, sie zu verändern).

No se trata, pues, desde la perspectiva de Carlos Marx, de tener simplemente un pensamiento libertador, emancipador, humanista, revolucionario del hombre en sociedad, sino de transformar la sociedad. Es decir, crear la condiciones materiales y subjetivas, pequeñas y grandes, que hagan posible que el hombre pueda vivir en condiciones de paz y justicia socioeconómica.

Esto quiere decir, en otras palabras, que ser “de izquierdas” no lo define el pensamiento en sí, sino la puesta en práctica del pensamiento emancipador. La práctica es siempre la constatación de la teoría y, en este sentido, el partido político FMLN, desde su fundación dejó de ser, para mí, en la práctica, un partido de “izquierdas”. El FMLN partido se convirtió en una camioneta del servicio público urbano y rural en la cual el motorista pone el intermitente a la izquierda, cuando el giro es hacia la derecha.

Ahora bien, el pensamiento marxista del FMLN guerrillero todavía está presente de manera latente, adormecida, somnolienta u obnubilada en el partido político FMLN. Es decir, que sería un error presumir que debido a que el chofer de la camioneta tenía problemas en confundir la derecha con la izquierda, todos los pasajeros padecían de la misma “desorientación” política.

Probablemente el FMLN del futuro no será el mismo partido político que conocemos, pues la biología de la vida se encargará de poner fin al pasado guerrillero, mientras que el partido político actual tendrá que readecuar el azimut político.

En cualquier caso, la discriminación desde el punto de vista político-económico e ideológico entre “izquierdas” y “derechas” será siempre la misma: De lo que se trata es de transformar la realidad en función del trabajador y no de sustentar y consolidar el estado político-económico vigente.

Es decir, la combinación dialéctica e inteligente entre lo histórico necesario (transformación de la sociedad) y lo concreto posible (las reformas necesarias e indispensables en el marco de las relaciones de producción existentes).  Si el FMLN es consecuente en el futuro con esta línea política de acumulación de fuerzas en pro del trabajo entonces será de “izquierdas”, de lo contrario, seguirá siendo un partido de “derechas” con un pasado guerrillero y revolucionario, así como el PRI mexicano.

De una u otra forma, el futuro del FMLN, es decir las cuatro siglas, está asegurado. Hay FMLN para rato.

spot_img

También te puede interesar

Roberto Herrera
Columnista y analista de ContraPunto. Salvadoreño residente en Alemania. Ingeniero graduado en electrotecnia, terapeuta ocupacional independiente con especialidad en pediatría y neurología. Narrador y ensayista.
spot_img

Últimas noticias