spot_img
spot_img

Costa Rica vota contra el fundamentalismo

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

En la segunda vuelta electoral, celebrada el pasado domingo primero de abril, gana la presidencia de Costa Rica, Carlos Alvarado Quezada (38), del Partido Acción Ciudadana (PAC), que competí­a contra el pastor evangélico Fabricio Alvarado Muñoz (43), del Partido Restauración Nacional (PNR). Al dí­a de la elección llegaron en empate técnico con 43% cada uno, según la encuesta de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La mayorí­a de los electores, el 60.6%, optó por evitar la llegada de un gobierno religioso fundamentalista, que es el que proponí­a el pastor Alvarado Muñoz, y para eso decidió elegir al que fuera ministro del sector social del gobierno anterior, Alvarado Quezada. El mandato es para 2018-2022 y por el mismo tiempo van a estar los integrantes de la Asamblea Legislativa.

Lo excepcional de esta elección, para Costa Rica y América Latina, fue que el tema de la religión marcó la campaña a lo largo de toda la contienda. El discurso religioso del pastor y periodista Alvarado Muñoz, y de otros pastores que lo apoyaron, estuvo siempre presente y eso obligó al otro contendiente a meterse al tema, aunque de manera indirecta.

En la primera vuelta, el cuatro de febrero, ninguno de los candidatos consiguió más del 40% de los votos que es la cantidad que exige la ley electoral, para ganar. Los que más votos alcanzaron, desplazando a los partidos históricos, fueron el PNR, con el pastor y cantante Alvarado Muñoz, que obtuvo el 24.8% de los votos y el PAC, con el periodista y politólogo Alvarado Quezada, el 21.6%.

El discurso del último, graduado en la Universidad de Essex, que se ubicó en el centro izquierda. El del pastor, diputados desde 2014, fue muy conservador y tuvo como ejes centrales: la condena al aborto; a los gais y lesbianas; al matrimonio igualitario y a la educación sexual en las escuelas.

Después de la primera vuelta, el pasado cuatro de febrero, el pastor pentecostal Rony Chávez Jr., mentor de Alvarado Muñoz, dijo en la predicación dominical: “Estamos en guerra, estamos a la ofensiva. Ya no a la defensiva. La iglesia por mucho tiempo ha estado metida en una cueva esperando ver qué hace el enemigo, pero hoy está a la ofensiva, entendiendo que es tiempo de conquistar el territorio, tiempo de tomar posición de los lugares del gobierno, de la educación y de la economí­a”.

La sociedad costarricense se pronunció, de manera clara, en contra del proyecto evangélico fundamentalista que proponen los pastores Alvarado Muñoz y Chávez. En México el partido evangélico que sostiene las mismas posiciones que el PNR, partido de los pastores, el Partido Encuentro Social (PES) está en la boleta electoral en alianza con Morena y el PT. ¿Los electores mexicanos van a votar por un partido religioso que sostiene posiciones francamente reaccionarias?

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias