spot_img
spot_img

Corrupción, instrumento de la Guerra Política

¡Sigue nuestras redes sociales!

"La corrupción que sufren países como El Salvador, no se originó internamente, la corrupción fue exportada de naciones poderosas": Ernesto Panamá.

spot_img

Por Ernesto Panamá, escritor


Corrupción, palabra que señala cuando en actividad privada o gubernamental, personas obtienen ingresos ilícitos, utilizando indebidamente su posición. Acción que a mediano y largo plazo traerán “pérdidas” a las instituciones afectadas.

La corrupción como aliados necesita de personas egoístas, sin escrúpulos, sin valores.

El mal de la corrupción no es exclusividad de gobiernos de naciones tercermundistas. La corrupción está generalizada en muchos países en el mundo.

El presidente de México Manuel López Obrador, al referirse a la corrupción en su país y gobierno dice: “La corrupción viene de arriba hacia a abajo”.

Es decir, en el gobierno, es el presidente quien permite la corrupción. En lo privado, son los propietarios, los accionistas quiénes deciden pagar campañas políticas, enriquecer funcionarios y pagan a medios de prensa logrando así apoyo de la opinión pública, aprobación de leyes, y se ejecutan acciones que contribuyen al aumento de sus fraudulentos ingresos.

En el terreno global de gobiernos, la corrupción que sufren países como El Salvador, no se originó internamente, la corrupción fue exportada de naciones poderosas que poseen la capacidad de suministrar dinero, créditos y financiar grandes proyectos.

Los Estados Unidos de Norte América, el Reino Unido y países occidentales han sido quiénes proveen los fondos a través de instituciones como el Fondo Monetario

Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), a través de la banca local, o directamente con “condiciones” con las que corrompieron nuestros sistemas.

Pero aún hay un peldaño más alto sobre los gobiernos que aparentemente dirigen al FMI y BM.

Estas personas desconocidas para muchos son propietarios de 48 de los 52 bancos centrales del mundo, y estos están regidos por el Bank of International Settlements (BIP) Banco Internacional de Pagos (el banco central de los bancos centrales) fundado en 1930.

Se hace necesario conocer de historia para comprender como surgen y adquiere poder quien hoy busca esclavizarnos.

Los bancos de la familia Rothschild el de Amschel en Frankfurt, el de Nathan en Londres, el de James en Paris, y el de Carl en Ámsterdam, aceptan la solicitud del gobierno del Reino Unido de proveer el financiamiento para derrotar a Napoleón Bonaparte, en la segunda década de 1800.

Este casual y exitoso negocio permite a los banqueros consolidar su alianza con los fabricantes de “armas”, conocer el valor de la “información” y aprenden del poder que se obtiene al “suministrar” dinero a los gobiernos. Expandir este negocio globalmente sería la forma de controlar el mundo bajo una sola dirección.

Inician la expansión al fundar la Reserva Federal de Estados Unidos en 1913, luego establecen en Europa el BIP 1830, en 1944 logran la paridad del dólar con el oro y en 1971 Nixon abandona el patrón oro entregando el poder de la “emisión de papel verde” a la oligarquía bancaria, quien suministra el dinero que los gobiernos solicitan para cubrir las

pérdidas causadas por la corrupción, endeudándolos hasta someterlos.

Es a partir de 1971 que la deuda de los gobiernos norteamericanos aumenta, creciendo el sometimiento a sus acreedores quienes controlan las monedas FIAT (dinero por decreto), asegurándose en 1973 el control del comercio mundial con el sistema de pagos SWIFT (Sociedad Interbancaria Mundial Financiera y de Telecomunicaciones) “Estructura corporativa multinacional cimentada a través de dos siglos (1800 – 2022).

El dictar las políticas al que los gobiernos endeudados sé someten es potestad de quiénes suministran el dinero, corrompen políticos, y con su propaganda provocan guerras.

El desarrollo tecnológico imposibilita que su actuación continúe oculta y sus acciones dictatoriales generan descontento, surgiendo en este siglo una desafiante oposición.

El equipo militar de la OTAN debido a la corrupción tiene elevados costes y baja calidad. Los aviones F-35 son inseguros y costosos, el buque insignia del Reino Unido permanece más tiempo en reparación que navegando, las costosas baterías antimisiles HIMARS M142 no protegen. Rusia y China poseen armas supersónicas que occidente no posee y sus arsenales nucleares son superiores.

Las “pérdidas” de la corrupción occidental, son evidentes, aumentan los políticos millonarios, sube el precio y baja la calidad del armamento.

Occidente pierde la capacidad de persuasión a través de la prensa. Debe sancionar, castigar para ser obedecido.

La elite incrementa sus ingresos, y norteamericanos, ucranianos y europeos pagan con vidas y sufrimiento, la codicia del poder unipolar de quiénes monopolizan el uso del dólar y el euro.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias