spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Contadurí­a en sistemas

El sistema educativo público de El Salvador necesita ser mejorado, no porque los maestros estén viejos, sino porque los docentes están demasiado desactualizados. El sistema de funcionamiento de la educación tiene un detalle y es hacer lo que se dice, es decir, seguir las órdenes sin cuestionar nada.

El problema con cuestionar todo es que consideran rebelde al cuestionador, pero ¿estarán en la posición correcta los que definen un modelo educativo a partir de lo que ellos creen que los estudiantes necesitan? En realidad, no. Un docente cobraba de diez centavos a un dólar por una guí­a que servirí­a para la clase pero que los estudiantes nunca tuvieron en sus manos, pero también hubo alguien más que propuso dar clases de contabilidad y quien quisiera que asistiera a la clase.

No obstante, también existen cosas obligadas. Cuando todos entiendan que a la fuerza nada es posible creo que tendremos un cambio significativo en la sociedad. En una institución educativa, los estudiantes de Desarrollo de Software deben recibir “Puesta en marcha de la microempresa en Asociatividad Cooperativa” y “Elaboración de proyecto emprendedor para la autoempleabilidad”, la primera materia es obligatoria; la segunda, “el coordinador académico dijo que debe impartirse y a partir de ahí­ se les pondrá la nota”, luego el director dijo que “es un complemento y la maestra que imparte las materias referidas a software se encargará del módulo que corresponde, el cual es “Proyecto innovador de desarrollo de software””.

Entre todos estos lí­os, surge algo: no hay una microempresa cooperativa creada por los estudiantes y lo único que se enseñó fue como elaborar un balance general y un estado de resultado para una empresa ya formada. En la suposición del director si los estudiantes saben hacer eso pueden tener su propia empresa. Creerí­a yo que si en las intenciones de un estudiante de desarrollo de software estuviera crear una empresa hubiesen tomado la decisión de estudiar el bachillerato técnico vocacional en administrativo contable.

Más allá de si la clase es correcta o no, deberí­amos analizar algo. En la clase, el 63% de los estudiantes copió a alguien más, el 26% le pidió a alguien más que le hiciera la tarea y el 11% restante la hizo por sí­ mismo. De esta forma, el 89% de estudiantes quizá no aprendió nada.

Pero aprender por obligación no es algo tan nuevo. En 2016 mencioné en un reportaje entregado en clase lo siguiente: “en Apopa un maestro de refuerzo de matemática habí­a dejado una tarea y un aproximado del 75% no la hizo”. Recuerdo que la razón por la cual los estudiantes no la hicieron fue porque la materia no tení­a ponderación y tampoco entendí­an los casos de factoreo del Álgebra de Baldor.

Considero, como estudiante, que el Ministerio de Educación deberí­a regular que es lo que se enseña en las escuelas. Una de las quejas más comunes de parte de los estudiantes es que los docentes enseñan cosas que no se necesitan. En lugar de aprender cómo se realizan algunos procedimientos matemáticos o como se calculan ciertas cosas en ciencia, además de lo que escribieron los europeos, deberí­an enseñar cómo ha sido la poca evolución de la educación en el paí­s, porque actualmente el maestro de contabilidad le da clases a los estudiantes de software y no necesariamente algo de su especialidad.

Últimas entradas