spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 04 de agosto del 2021

Consejos Mayas para mejorar tu sexualidad

Los Mayas cultivaron sus conocimientos en artes, ciencia y religión. Edificaron una fructí­fera civilización basada en principios que pueden incluso ayudarnos en nuestra vida sexual moderna

spot_img

Vivimos en una sociedad en donde la lucha por la adaptación y por la supervivencia hace que nos alejemos cada vez más de lo que realmente sentimos. Estos mensajes son un llamado a la humanidad para que se enfoque en cultivar su interior y pueda crecer en conciencia, armoní­a y amor por los otros y nosotros mismos.

Los humanos debemos interpretar lo que han dicho los ancianos del Consejo Maya y estudiosos de su sabidurí­a, la humanidad entró en un nuevo ciclo: un gran amanecer marcado por la energí­a de esa grieta o luz divina que es espiritualidad y también conciencia.

Es tiempo de dejar de pensar en lo ajeno al ser, para conectarnos con nuestra alma y con nuestra esencia.

Un primer paso para acercarnos es observando como experimentamos nuestra sexualidad. Como ya bien sabemos, la sexualidad es una dimensión del ser humano que lo acompaña y evoluciona desde el nacimiento hasta la muerte, y abarca al ser humano en todas las dimensiones. Desde la forma de sentir, pensar, comunicarse, vivir, relacionarse con las demás personas, hasta su forma más elevada, la espiritualidad.

En esta nueva era la sexualidad debe ser vivida desde la comprensión personal y interpersonal, la conexión, la intimidad, el disfrute y el goce. La religión y el prejuicio social ha provocado que muchas personas vivan su sexualidad con temor, ansiedad, deber, poder, competencia o castigo. Algunas llegan a la casa después de un largo dí­a y ven sexo como una herramienta para “descargar”.

Según la cosmologí­a maya, el sexo por el contrario, es una energí­a genuina que fluye dentro de nosotros. Tenemos que permitir que se eleve para convertirla en amor. Cuando el sexo es vivido con una intención positiva de conexión, de exploración, de unidad, se eleva y se transforma en amor por los otros y nosotros mismos. Pensar en el sentido que queremos darle a nuestra sexualidad es el primer cambio importante que debemos hacer en estos tiempos para vivir y gozar plenamente de ella.

Lo anterior es una invitación a vivir la sexualidad en esta nueva era desde el sentir, sin ningún temor hacia los demás ni hacia nosotros mismos, para evitar cargarnos de inseguridades, egoí­smos y miedos. Es una invitación a honrarnos a nosotros mismos, a nuestro cuerpo, a la energí­a sagrada que vive en nosotros y a la sexualidad como fuente de expresión que somos para afianzar el culto a la unión de los cuerpos y de las almas que nos conectan con la esencia de lo que somos.

Ví­a: Colombia.com.

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias