spot_img
spot_img
jueves, 21 de octubre del 2021

Conmemoración del 8 de Marzo

Otra vez estamos próximas a conmemorar el dí­a Internacional, y Nacional en El Salvador, de las mujeres, y nuevamente recordaremos a nuestras antepasadas que de distintas formas lucharon por que se nos reconocieran nuestros derechos y se nos tratara con toda la dignidad humana que tenemos, aun cuando el patriarcado se ha empecinado  en ignorarlos e incluso muchas veces en querer anularlos.

Lamentablemente para nosotras las mujeres, la lucha continua y de ello tenemos que estar consientes, seamos o no feministas; el patriarcado nos obliga a vivir en constante zozobra, no solo por el irrespeto a nuestros Derechos Humanos, sino porque tenemos que estar vigilantes de que los avances que con mucho esfuerzos y sacrificios se han logrado no los hagan retroceder.

Todaví­a hay muchos hombres que no comprenden el significado de la conmemoración, recuerdo que en la universidad varios compañeros de trabajo me decí­an ¿y porque no hay un dí­a internacional del hombre si hablamos de igualdad?, con cierta paciencia les explicaba, que no se puede hablar de igualdad entre desiguales, por ej. a una niña que se le limita su educación, para que asuma como adulta responsabilidades domesticas, no tiene ni tendrá las mismas oportunidades que un niño que se le permite estudiar.

En las sociedades patriarcales los hombres nacen y se desarrollan en un ámbito ventajoso creado, reproducido y mantenido por ellos, y por muchas mujeres que inconscientemente reproducen los tradicionales roles, en donde a ellas se les  ve generalmente, como algo secundario del que se puede disponer, los mitos religiosos o no, le han dado forma a ese tipo de creencias y tradiciones, ilustrando: vemos que la ideologí­a católica cree que somos una costilla de Adán.

La desigualdad se da y expresa desde la valoración que  la sociedad  hace de hombres y mujeres, y cuando se toma como parámetro para inspirar respeto la fuerza fí­sica, se pone en desventaja a las mujeres.

Cuando no se tienen razonamientos validos y/ o  las palabras se terminan, la imposición de ideas y acciones se hacen mediante la violencia, es así­ como en muchas ocasiones los hombres someten a  las mujeres.

 No hay dí­a de la semana que los periódicos locales de El Salvador no den cuenta de feminicidios, violaciones, acosos y violencia domestica contra las mujeres;  a ellas las violentan y hasta las matan sus parejas, compañeros de trabajo, conocidos, desconocidos, parientes y hasta hijos, la constante es que son hombres que consideran a las mujeres como objeto de su propiedad y que aprovechándose de su poder fí­sico y de la mansedumbre con que muchas de las mujeres hemos  sido socializadas, lo que da como  resultado que  la sociedad que tenemos, sea catalogada por Amnistí­a Internacional como “uno de los paí­ses más peligrosos del mundo para ser mujer” pág. 36 de La Prensa Grafica del 22 de los corrientes.

A sido la ideologí­a patriarcal que al permear a hombre y mujeres permite que los hombres en el pasado y actualmente tengan, por circunstancias auto creadas,  posibilidades para   imponer y establecer lo que es  válido y lo que consideran “natural” en  las relaciones entre mujeres y hombres, de allí­ que las tradiciones,  los mandatos, seculares o divinos,  influyan en  leyes que menoscaban las condiciones particulares y sociales de las mujeres, dejándolas en desventaja para el goce pleno de todos sus derechos humanos.

Cuando hacemos memoria de lo que significa el dí­a internacional de las mujeres, dado que somos diversas y no como la conformación patriarcal quiere vernos, sumisas, tiernas, maternales, sentimentales y otros adjetivos que no siempre son así­, se hace con el propósito de que  la sociedad internalice que las mujeres somos parte de la humanidad y que merecemos la dignidad, el reconocimiento y el  respeto de nuestros derechos como integrantes plenas del genero humano.

spot_img

Últimas entradas