spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

Comunidad denuncia haber sido estafada por sacerdote anglicano

El acusado no se presentó a la audiencia inicial del caso alegando problemas de salud, pero según el abogado de la comunidad, su defensa no proporcionó pruebas adecuadas para demostrar su condición

spot_imgspot_img

Habitantes de la comunidad La Florida, en Texistepeque, Santa Ana, denunciaron ser ví­ctimas de estafa por parte de la asociación CREDHO y su representante y fundador, el sacerdote de la Iglesia Anglicana Episcopal, Luis Serrano Llorente. Habrí­an interpuesto una denuncia por el caso desde 2013, pero fue hasta el presente 2017 que se realizó la audiencia inicial para determinar la culpabilidad del religioso y su asociación.

Según el abogado de la comunidad, Albert Asencio, Serrano Llorente habrí­a exigido el pago de los terrenos en que viven y cultivan los habitantes de la comunidad afectada, pero habrí­a modificado arbitrariamente el precio en diferentes ocasiones duplicando la cifra cada vez.

Asencio explicó a ContraPunto que dichos terrenos fueron donados por una organización holandesa para dar hogar y espacio de cultivo a los pobladores de la zona a fines de los años 70. Sin embargo, debido a que los pobladores no contaban con personerí­a jurí­dica en ese entonces, la asociación CREDHO habrí­a asumido el rol de prestanombre, comprometiéndose a formalizar el traspaso en el futuro.

Cuando finalizó el conflicto armado en 1992, los habitantes habrí­an conformado la Cooperativa Las Floridas con la intención de llevar a cabo el traspaso de los terrenos. Sin embargo, el religioso anglicano explicó que únicamente donarí­a los terrenos usados para viviendas, pero no así­ los espacios usados para cultivo.

Los habitantes y Serrano Llorente habrí­an acordado verbal para la compra de dichos espacios y establecieron el precio que cada parcela de cultivo (de dos manzanas y media de extensión) tendrí­a un valor de $3 mil dólares, y se comprometieron a pagarlo a cuotas.

“Ellos [los habitantes] se fiaron por ser un sacerdote, por la investidura que tiene, y le creyeron“, explicó el abogado.

Sin embargo, pasados unos años los pobladores buscaron información para saber a qué punto iba el proceso de traspaso de los terrenos. “No habí­a nada. CREDHO no habí­a presentado planos, no habí­a desarrollado ningún proyecto de lotificación en la comunidad“, detalló Asencio.

En ese momento, Llorente se habrí­a vuelto a reunir con los pobladores  y les dijo que el precio de $3 mil dólares ya no serí­a por toda la parcela agrí­cola, sino por manzana de terreno, lo que aumentaba el valor de esta en más del 50%.

Ante esto, los pobladores interpusieron una denuncia en la Fiscalí­a General de la República (FGR) en 2013, acusando al religioso de estafa agravada, pero el ente no realizó ninguna medida al respecto.

El  abogado aseguró que desde entonces el proceso ha llevado un desarrollo anómalo, pues el caso cuenta con suficientes pruebas para que llevarlo a  los tribunales, pero no ha sido así­ hasta el pasado lunes 5 de junio del 2017 que se realizó la audiencia inicial.

El acusado no se presentó, alegando problemas de salud, pero según Asencio, su defensa no habrí­a proporcionado las pruebas adecuadas para demostrar su condición.

Actualmente, el caso pasó a fase de instrucción. Asencio denunció además que la asociación CREDHO estarí­a llevando a cabo actividades para intimidar a los pobladores,  amenazándolos con expulsarlos de las tierras y llevando a agentes de la  Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO) de la Policí­a Nacional Civil (PNC).

*Fotos y video cortesí­a de Albert Asencio.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias