- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

Coahuila: Una estrategia de seguridad exitosa

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Por Rubén Aguilar Valenzuela

En Coahuila, durante el gobierno de Rubén Moreira Valdez (2011-2017), se implementó una estrategia que en seis años redujo los asesinatos por rivalidad delincuencial en 92.14 % y los homicidios dolosos en 87.0 %.

El gobernador y Rubén Aguilar Valenzuela escriben Jaque Mate al crimen organizado. Coahuila: Una estrategia multidimensional, para la paz (Planeta, 2022). El Prólogo es de Jorge G. Castañeda.

En el texto se describe, paso a paso, la estrategia multidimensional, compuesta de quince elementos, que permitió el abatimiento de los niveles de violencia en el estado.

Es evidente que la estrategia de “guerra” para enfrentar la violencia y al crimen organizado que siguió Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) no funcionó.

Y tampoco la de “abrazos y no balazos” de Andrés Manuel López Obrador (2018-2024), que ha incrementado los niveles de violencia y los asesinatos dolosos en el país.

No es el gobierno federal, sea cual sea su estrategia, quien puede resolver el problema de la violencia en los estados. A pesar de la evidencia se continúan con la operación de estrategias equivocadas, que han mostrado su fracaso.

La tesis que los autores sostienen, con base a la experiencia y resultados del gobierno de Coahuila (2011-2017), es que el problema solo se puede resolver cuando el gobernador, en el marco de una estrategia multidimensional, se decide enfrentarlo.

Lo hace a partir de sus propias fuerzas de seguridad donde las federales actúan de apoyo, pero no son las responsables del diseño estratégico.

El Ejército, la Marina y la Guardia Nacional ofrecen una contribución valiosa, pero sobre ellos no recae la responsabilidad de devolver la paz a los estados.

Los autores sostienen que el problema solo se puede resolver a partir de la decisión del gobernador de asumir la responsabilidad de hacer frente al problema.

Mientras esto no suceda, el problema habrá de continuar, pero si el gobernador se pone a la cabeza, las posibilidades de éxito son muchas como se muestra en el caso de Coahuila.

Se requiere sí, la acción concertada de los tres órdenes de gobierno, pero el peso de las decisiones, la operación y seguimiento de la estrategia es responsabilidad solo del gobernador.

El libro responde a seis preguntas: ¿Cuál fue la estrategia? ¿Cómo se desarrolló? ¿Cómo se articularon y coordinaron los tres órdenes de gobierno? ¿Cómo se involucró la sociedad civil? ¿Cuál fue el papel de la policía del estado? ¿Cómo se traduce en acción la voluntad política del gobernador?

Twitter: @RubenAguilar

close

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias