spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

Cinco poemas de amor y la modernidad

El poeta Mark Bonnet comparte de sus poemas en los que retrata la soledad, el amor y el desapego en el mundo moderno

spot_img

EL ECO ES UNA CIUDAD EN LOS QUICIOS DE LA PUERTA

Cerrada,

El eco es el suicidio de un ejército

en el recodo herido

una sombra oblonga circundando el espejo

con una esquirla subrogada

Entonces el eco podrí­a llegar antes

del rayo,

Luego”¦,

Al eco le sobrarí­an espaldas

como a Jano los tiempos.

Supongo que es la única ciudad

homologada, andantina, friendzoneada.

Girar con ella

no me agrada, no raja mi gesto

sin una pedrada.

        Esa ciudad sacude mi turbante

de muecas humanas, de abyectas figuras incólumes

agarrando a un sátiro por la punta.

Ni siquiera el semen es libre.

El semen de nadie paga

sus tributos blancos.

Pagar:

“(La deuda de uno implica simplemente

el adeudo de uno

“”24 caballos peruanos debiéndolo todo,

y hasta el Ramadán le debe

a Dios””. Pero yo puedo

pagarle)”.

¿Por qué me condenaron si la ciudad de la puerta

lleva guadaña?

¿Quién los nombró mesoneros?

a) Somos el dedo de Moloch.

b) Somos la deuda de Moloch.

c) Somos la carcajada de Moloch.

Sigan cantando”¦

Sostengan esa Pilsener”¦

Moriré por la ciudad de mi puerta y

cuando ellos se enteren que

huí­ de su diestra

le darán mi whatsapp

a Dios.

____________________________________________

ME GUSTAN LAS MUJERES FEAS

                                                   A una Monja Cibernética.

El deseo es un clon del que desea,

un esclavo que satisface a su amo

como al espejo.

Henos allí­: La sátira y el sátiro,

El indolente burlesco y la dolencia burladora;

ambos dándole vueltas al

filo de la creación-creadora.

En efecto”¦, no me gustan las mujeres tocando piano.

Prefiero las francotiradoras apuntándome

desde el abedul en Tula.

Me atraen las criaturas imprecisas,

las que pueden dar un beso de esmeril y seguir corriendo.

Supongo, “”y válidamente””,

que después de tanto tengo razón en algo:

Los clones nunca nos encontramos enteros:

Es el clon un escondrijo de pedazos

para el clonado.

Sin embargo, una sonrisa de coneja

nunca pasará de largo  

sin llevarse mis

luces.

A mí­ no me agradan los espejos que recuerdan todo

y entierran un petardo en el renglón.

“”Soy la esquina de Moloch””.

Aunque tuve un clon que miraba mis cejas

para borrarlas. Pero era un clon equivocado.

                                                       10:40 pm

__________________________________________

VENGANZA

Cuando muera,

“”y vos sabés que así­ va a ser””,

probablemente llorés un poco, y digás:

“Después de tanto, el bastardo cayó”.

Será un bello halago

no escucharlo.

Yo ya no sabré de las cosas

que me rodean fugaces,

ni diré groserí­as como acostumbro,

y mi gato se irá de casa

con un pañuelo de maleta.

Tendré un funeral triste y melancólico

por parte de los idiotas

que odiaba en vida.

Llegarán unos poetas amigos mí­os y

recitaran composiciones

meramente circunstanciales.

Se romperán las cuerdas”¦,

Oirás gritos en la habitación”¦,

Mi guitarra se tocará sola”¦,

Pero cuando pensés     

que se consumó el trámite, mi madre,

mi amada madre llevará una

urna en las manos, y

te dará el honor de esparcir

mis cenizas, y dudarás un poco

antes de guardarlas.

Esa mierda que llamás conciencia

te arrancará una lágrima de semen y

querrás olvidar la urna en el adiós.

Pero cuando estés lista

cuando por fin estés lista y

no tengás valor de venderte por un colocho

vas a sacar de nuevo la urna e

irás a un lago sereno, incólume,

para abrir la maldición sobre la peña

del Este,

y cuando te creás libre

para continuar atada

arrojarás mis cenizas al viento y

éste te pegará con ellas

en la cara.

_____________________________________

YO QUE HE PERDIDO

Yo que he perdido

te puedo decir lo pesado

de ganar.

Veo a quienes me derrotaron antiguamente

y su voz ya no enciende

ni crepita.

Allá los amigos se abrazan

como abrazarí­an la nada derruida;

la sempiterna manta subyugada ahora

por los infelices de la quinta enmienda

de un amor deshidratado

que cuesta menos que la mayorí­a de los que aman.

Yo, que he perdido tanto,

disfruto el óleo distraí­do de las sopas

instantáneas”¦,

tengo tripas de elefante oriundo

para seguir vivo un poco y

enterrar los huesos de la manada invisible

socavando los mí­os en su memoria

tuerta”¦, disparatada”¦,

memoria que yo habré perdido

descalza,

memoria que yo no habré ganado

virgen,

yo que he perdido un pulsátil amor

yo que he perdido un í­gneo pedazo de amor con ron

yo que he perdido una erección enamorada de un culo en alquiler

yo que he perdido un modelo de espanto

yo que he perdido el fantasma de Edna Lieberman

yo que he perdido las muelas de Melquí­ades

yo que he perdido

yo que he perdido. Perdido”¦,

_______________________________________

su valor real.

y que tengo en las manos, mi vida,

para saber que no hay imperio ni prí­ncipe

y la moneda valga un millón de dólares menos

Sin embargo, no lamentarí­a que pase un millón de años

como ella.

y el suelo

Nada está más cerca de mi corazón

o foco fundido.

unos veinte volados de nariz fea con “f” de foca

El punto álgido entre mi cara y el polvo,

porque la moneda es mi alma, mi pasatiempo.

pero vale más ahora

La moneda valdrí­a un millón de dólares en un millón de años

un masón como prí­ncipe”.

“Tiene un imperio al lado que unos llaman corona y

La moneda no difiere de otras:

valdrí­a un millón de dólares.

que en un millón de años

Encontré una moneda

REVISA EL BOLSILLO IZQUIERDO, Y ENTENDERÁS

spot_img

También te puede interesar

Mark Bonnet
Poeta y estudiante de la Universidad de El Salvador
spot_img

Últimas noticias