spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 25 de julio del 2021

Cifras récord de asesinatos contra defensores ambientales en CA

Según una investigación internacional los defensores ambientales están siendo asesinados sistemáticamente, casi cuatro por semana en el mundo

spot_img

Honduras sigue siendo el paí­s per cápita más peligroso para el activismo ambiental en la última década con 14 defensores asesinados en 2016 y 127 asesinatos desde 2007. Así­ lo demuestra el informe de Global Witness denominado “Defensores de la tierra, asesinatos de defensores de la tierra y del medio ambiente a escala mundial”.

El brutal asesinato de la activista hondureña Berta Cáceres sorprendió al mundo en 2016. Ella era una de las 14 ambientalistas defensoras de territorios autóctonos.

La región centroamericana en lista roja

“Según el informe de Global Witness, nosotros somos el paí­s más peligroso del planeta (Honduras) para defender el ambiente, donde han sido asesinados al menos 123 hombres y mujeres en conflictos relacionados con la defensa del medio ambiente y los territorios”, señaló Pedro Landa, activista del Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación ERIC-SJ.

“Nicaragua dividida por las ganancias” es el capí­tulo dedicado a este paí­s en este informe. Esta nación está comenzando a competir con ese deshonroso récord, con 10 asesinatos contra indí­genas vinculados con la defensa de la tierra desde el año 2016.

Mientras tanto, Guatemala también aparece en la lista de los paí­ses peligrosos con seis asesinatos de defensores de derechos humanos. Ante esta grave situación la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó a Guatemala a abordar el "inaceptable" aumento de la violencia y muertes que tiene como ví­ctimas a defensores del medioambiente.

“Hoy dí­a se habla mucho de la conflictividad socio ambiental en Guatemala que está determinada por la implantación ese modelo polí­tico legal que ha encontrado una resistencia de la población, porque este modelo  ofrece grandes privilegios  e incentivos a las industrias extractivas y las mega plantaciones conectadas a la producción de combustibles. Desde la perspectiva de los movimientos indí­genas, se habla de la cuarta invasión de los territorios indí­genas “, aseguro José Cruz, representante del Colectivo Madre Selva.

Las industrias figuran en el centro de la violencia

El sector de extractivismo sigue siendo el más peligroso para los defensores, con 33 defensores asesinados por haberse opuesto a proyectos mineros y petroleros.

El 60% de los asesinatos en 2016 fueron registrados en paí­ses de América Latina. Brasil fue el peor paí­s en términos de números, con muchos asesinatos perpetrados por madereros y terratenientes en el Amazonas contra defensores ambientales e indí­genas.

Criminalización: un fenómeno global

Además de las amenazas y los ataques, los defensores se enfrentan cada vez más a falsas y agresivas acusaciones penales y civiles por parte de gobiernos y empresas extractivistas.

En un esfuerzo por silenciarlos. Esta "criminalización" se utiliza para intimidar a los defensores, manchar su reputación y encerrarlos en costosas batallas legales. Esta criminalización va acompañada de la estigmatización pública, calificándoles como delincuentes por los gobiernos y atacados en los medios de comunicación.

A lo largo de 2015 y 2016 el Centro de Recursos Empresariales y de Derechos Humanos documentaron al menos 134 casos de criminalización de este tipo.

Entre los casos recientes está la criminalización de siete ambientalistas que fueron acusados por daños en la comunidad por la empresa minera Cóndor Gold en la mina La India, Nicaragua; y los nueve defensores por el derecho humano al agua en Tacuba, El Salvador. En ambos casos los defensores fueron absueltos de los cargos gracias a la movilización social, la denuncia pública y la solidaridad internacional.

En el año 2016, al menos 200 defensores ambientales, lí­deres indí­genas y guarda recursos de tierras fueron asesinados, 10% más en comparación del 2015, por lo que fue considerado el año más peligroso registrado, según un informe de Global Witness.

La nueva investigación demuestra que los defensores ambientales están siendo asesinados sistemáticamente, casi cuatro por semana en todo el mundo.

Esta escalada de violencia es promovida por una intensificación de la lucha por la tierra y los bienes comunes, como la minerí­a, empresas hidroeléctricas y la agroindustria que pisotean los derechos humanos de las personas en su búsqueda por generar ganancias.

A medida que se impusieron más y más proyectos de extractivismo en las comunidades, muchos de los que se atrevieron a hablar y defender sus derechos fueron brutalmente silenciados destaca el informe.

spot_img

También te puede interesar

Alfredo Carías
Colaborador
spot_img

Últimas noticias