spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

CICIES perseguirá a corruptos dentro y fuera del sector público

Ulloa también envió un mensaje a quienes han mostrado poca disposición para apoyar el organismo.

spot_imgspot_img

El vicepresidente Félix Ulloa explicó que el organismo anticorrupción que se instalará en El Salvador, conocido popularmente como CICIES, investigará a las personas que malversan fondos públicos dentro del sector público y también a quienes lo hacen desde afuera.

Ulloa es el principal responsable de montar la CICIES por designación del presidente Nayib Bukele. Ha sido el mismo mandatario el que se comprometió a tener lista esta nueva institución antes que se cumplan los 100 dí­as desde que inició su gestión.

“Sin duda vamos a encontrar obstáculos, especialmente de parte de quienes trabajan para proteger la corrupción”, dijo el vicepresidente en un mensaje que grabó en video. Un grupo de diputados y los dirigentes de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) han expresado que tienen dudas sobre la pertinencia de tener un organismo anticorrupción con apoyo internacional y un margen especí­fico de independencia administrativa. Estas son las caracterí­sticas principales de la CICIG (en Guatemala) y de la MACCIH (en Honduras).

“La primera lí­nea será contra los corruptos. Los que malversan fondos del Estado y que incluso los han llevado a paraí­sos fiscales”, dijo Ulloa. “La CICIES será una instancia para hacer cumplir la ley”, agregó el vicepresidente, sin detallar a qué se refiere exactamente con eso.

“La otra lí­nea será contra los corruptores. Los que han pagado favores para lograr beneficios en la asignación de obras, de licitaciones, de concesiones, por parte del Estado y todo tipo de prebendas”, manifestó Ulloa.

Hay que recordar que la CICIG comenzó a debilitarse cuando los casos en investigación, llegaron hasta la influencia de poderosos empresarios, algunos miembros de gremiales. Desde entonces, el apoyo a la comisión se convirtió en un tema que agudizó la polarización y fue perdiendo apoyos hasta llegar a un choque directo con Jimmy Morales.

El mensaje del vicepresidente llega como respuesta a las indicaciones que dio Bukele sobre incluir al caso de El Chaparral como uno de los primeros que investigará la CICIES. 

El presidente sugirió detener las obras en El Chaparral la semana pasada, pero no ha confirmado que así­ van a proceder. Esta obra quedó en manos de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Rí­o Lempa (CEL, empresa pública energética) después que la italiana Astaldi se marchó del paí­s, tras embolsarse más de US$45 millones -de un acuerdo de US$108 millones- que pagó El Salvador como resultado de la negociación para retirarse de la construcción de la presa.

El Chaparral comenzó como una obra de US$219 millones y las obras comenzaron entre 2008 y 2009. Desde entonces ha tenido todo tipo de obstáculos, hasta llegar a este año con un estimado de 76 % de avance y un costo que se ha elevado a US$700 millones. El principal prestamista para poner esta construcción en marcha es el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Desde julio, los habitantes de las comunidades aledañas a la presa (está ubicada en  han impedido que los trabajadores continúen con el proyecto. Demandan que la CEL cumpla con las obras que prometió, en compensación por haberlos desplazado y por el serio impacto ambiental que tiene la construcción. Bukele ha culpado al FMLN de instigar a los alcaldes y a los pobladores en contra de este proyecto, así­ como de haber manejado los costos con mucha discrecionalidad. El primer gobierno en poner El Chaparral en marcha fue ARENA.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias