spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Carta abierta a nuestros tres poderes de Estado

Trabajemos para el pueblo, nuestra familia. Con ética, idoneidad, mérito, corresponsabilidad. La contralorí­a ciudadana lo exige y nos fiscaliza

spot_img

Hagamos que nuestro trabajo valga, hagamos desarrollo humano: a escala humana.

Yo insisto… promover y desarrollar mecanismos que beneficien integralmente no es fácil. Y muy generalmente las intervenciones son asistencialistas, cortoplacistas y sin apropiación local. Esto último es determinante ¿Cómo lograr durabilidad, impactos y adopción de algo, si planificamos y ejecutamos verticalmente? ¿Cómo lo hacen desde el ejecutivo, el legislativo y el judicial? ¿Cómo lo hicieron para que tengamos tantos rezagos, tantas alienaciones de derechos fundamentales, tanto desempleo, tanta corrupción e impunidad, tanta institucionalidad endeble y permeada, tanta gente migrando en busca de lo que acá no encontró: oportunidades ni bienestar?

Nos acostumbramos a establecer los satisfactores (acciones, posibles soluciones, recursos, las recetas de los organismos multilaterales y de los expertos, etc.) a las necesidades de los demás, imposición exógena. Por ej. Llevamos la tecnologí­a y el desarrollo agrí­cola a las comunidades, como la panacea. Olvidando que: más del 60% de la población rural son mujeres, boicoteadas por el machismo, la desnutrición, la baja autoestima. Y qué obtenemos: seudoproyectos exitosos durante la ejecución y 30% durando al año de finalizado, para luego retornar al estado de crisis primero o a otro peor, fracaso.

Igualmente, ocurre en procesos medioambientales de restauración, conservación, programas, proyectos, polí­ticas públicas, marcos regulatorios u otros más amplios. Imponemos soluciones y mercadeamos soluciones extranjeras, sin apropiación, ni socialización ni construcción local.

Hagamos algo: construyamos paí­s con la gente, con nuestras comunidades, con nuestros territorios, con nuestros ecosistemas. La solución, posible, debe ser fortalecer a la familia, reivindicar los grupos marginalizados (formación de competencias personales -auto conocimiento, estima y valoración, motivación, etc.), y de ahí­ partir a construir la planificación del desarrollo, la intervención o proyecto, endógeno (desde dentro, con la gente, apoyada con datos e información del contexto).

En qué invertir: producción, apropiación y transferencia de tecnologí­a, conocimientos e innovación. Cuánto bien harí­a, en agricultura, los seguros indexados para pérdidas y daños agroproductivos, a causa de los efectos adversos del clima. El fortalecimiento de la robótica y la programación para el desarrollo de aplicativos de automatización, industria y más. O la replicación de la academia de jóvenes talentos en cada municipio ¡Tenemos población talentosa que con oportunidades repuntarí­an en ciencias y e innovaciones!

En qué más: ecodesarrollo, estricto cumplimiento social y ambiental (no la falacia mercadológica de responsabilidad social), sino la coherencia, integridad y ética de la corresponsabilidad articulada en todos los eslabones. Sustentabilidad, resiliencia, cogestión de cuencas, energí­as limpias, manejo y gestión de los desechos, tratamiento apropiado de los vertidos, descontaminación de ecosistemas, delimitación y respeto de las zonas protegidas y los ecosistemas de soporte de la biodiversidad, establecimiento de los caudales ecológicos de cosecha y captura de nuestra biodiversidad, para que no prime el extractivismo saqueador. Valoración de la salud, la recreación, la belleza escénica, la biodiversidad, el suelo, el agua, el aire y la vida, como máximos inalienables y derechos fundamentales todo ser viviente.

En qué más, en regular la función pública. Erradicar la corrupción, el clientelismo, el asocio gobierno con otros para boicotear al estado, su gente. En fortalecer la gobernanza y la buena gobernabilidad. En la democracia paritaria. En retribuir al pueblo con excelencia y óptimo desempeño. Erradiquemos el parasitismo del estado.

En qué más, en la polí­tica fiscal progresiva, que combata y restituya la elusión y la evasión fiscal presente e histórica ¿Qué es eso que según Oxfam El Salvador, los pobres pagamos más impuestos que las grandes corporaciones y los capitales en el paí­s? Dicen que en nuestro paisito, mejor se paga por el maí­z y los frijoles que por el combustible de las grandes aerolí­neas.

Trabajemos para el pueblo, nuestra familia. Con ética, idoneidad, mérito, corresponsabilidad. La contralorí­a ciudadana lo exige y nos fiscaliza. Seamos congruentes con el bien común. Por ende, debemos retornar hacia la persona humana y luego, con enfoque holí­stico, incidir en su contexto.

Finalmente, los abordajes sociales y ambientales nos deben apasionar y transformar (no solo a los sujetos abordados). De tal manera de propiciar resiliencia, sostenibilidad y bienestar. Esto quiere decir planifiquemos nuestro desarrollo, a escala humana.

spot_img

También te puede interesar

Moisés Roberto Escobar
Consultor y analista
spot_img

Últimas noticias