spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

C.A. pide ayuda a E.U.A. para combatir enriquecimiento ilícito de traficantes de personas

Los jefes de seguridad del Triángulo Norte de Centroamérica se reunieron en Guatemala con el secretario de Seguridad Interna de Estados Unidos para debatir el avance en la política migratoria.

spot_img

De acuerdo con Enrique Degenhart, ministro del Interior guatemalteco, Guatemala, El Salvador y Honduras trabajarán junto a Estados Unidos en la creación de una unidad especializada para combatir el dinero generado de forma ilícita de las organizaciones criminales de tráfico de migrantes, esto incluye que la nación del norte apoye con entrenamiento, equipo y coordinación.

Además, los tres países revisarán y “mejorarán” el protocolo de CA-4 para regular los flujos y controles migratorios, en vista de que criminales se han beneficiado de ese acuerdo.

Asimismo, México, Costa Rica y Panamá serán invitados a participar en la búsqueda de soluciones regionales para combatir estructuras criminales trasnacionales.

Esos tres puntos fueron los resultados de la reunión del jueves pasado entre los titulares de seguridad de Guatemala, El Salvador y Honduras con Chad Wolf, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Estos serán agregados a la agenda multilateral que se maneja entre esos países para el combate a la migración irregular y el crimen organizado.

Después de la conferencia, en una rueda de prensa, Degenhart dijo que los cuatro países seguirán atendiendo el fenómeno migratorio, pero llegó el momento de “dar un paso más” e ir tras los recursos económicos que generan las redes de traficantes de personas, para lo cual tendrán el apoyo de Washington.

El combate de esas estructuras estaría a cargo de las agencias de investigación criminal de la región y Wolf deberá analizar y hacer una propuesta sobre el apoyo que se le encargó.

Sobre las modificaciones al CA-4, que permite la libre locomoción en el istmo, el ministro agregó que el mejoramiento a los protocolos se hará vía la Secretaría de Integración Centroamericana (SICA) y que además se incluirá a Nicaragua, pues este país también se beneficia del acuerdo centroamericano.

Según Degenhart, con estos cambios, los cuales todavía no se han definido, no se busca entorpecer el fortalecimiento económico y productivo del Triángulo Norte y tampoco restringir la libre movilidad de los centroamericanos, pero sí modernizar y mejorar el acuerdo.

Sobre el combate a las redes criminales, mencionó que estas se dedican no solo al tráfico de personas sino al tráfico de drogas y armas. También ejemplificó que esas revisiones van dirigidas contra pandilleros que, gracias al CA-4, pueden movilizarse en los cuatro países.


Al respecto de la inclusión de México, Costa Rica y Panamá en las conversaciones, el ministro de Gobernación afirmó que la lucha contra el crimen organizado debe hacerse desde toda la región.

“No estamos hablando de intenciones, estamos hablando de acciones y esas acciones han generado resultados”, afirmó Degenhart.

Wolf dijo, por su parte, que nunca antes como ahora hay tan pocas probabilidades de que las personas puedan ingresar de forma indocumentada a Estados Unidos y llamó a que “no llenen los bolsillos” de los traficantes.

Señaló que su país tiene un sistema “generoso” para atender las solicitudes de asilo, para lo cual, en el caso de los guatemaltecos, serán remitidos a México, pero la solicitud de esa protección no garantiza que puedan entrar al territorio. En cambio, agregó, los acuerdos migratorios permiten que ese trámite sea “más cerca de casa”.

En una conferencia de prensa previa a la reunión, Degenhart defendió que la estrategia de seguridad para reducir el flujo migratorio es contra estructuras criminales y no contra los migrantes.

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias