spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

Bukele asegura que van por el camino correcto con el plan antidelincuencial

Según el gobernante, ha bajado el promedio de los homicidios diarios a 7.1; y el sábado solo se reportaron dos asesinatos.

spot_img

Con una grabación en mano, el presidente Nayib Bukele rodeado de su gabinete de Seguridad, mostró a los medios de comunicación durante una rueda de prensa en Casa Presidencial, cómo un pandillero estaba extorsionando a una mujer; para demostrar con ello, cómo actúan estos grupos criminales contra la población honrada.

Incluso relató que en un penal, la pareja de un pandillero pretendí­a introducir un chip, droga y dinero al penal. Bukele aprovechó para hacer un llamado: “No se dejen utilizar por los sinvergí¼enzas porque van a pagar los delitos de ellos”.

Reiteró que no va a levantar la emergencia en los centros penales “hasta que no dejen de matar a los salvadoreños, dejen de matar; si dejan de matar sus ´hommies´ van a ver la luz del sol”, prometió Bukele.

Habló de la reinserción y el fortalecimiento de las granjas penitenciarias, “que los reos reconstruyan escuelas, puestos policiales, queremos que hagan deportes, que aprendan un oficio: pero paren de matar”, insistió.

El Ejecutivo criticó a los gobiernos anteriores porque permitieron que crecieran estas estructuras criminales. Para Bukele, el anuncio que hizo el expresidente Francisco Flores del partido ARENA en el 2005, sobre la implementación del plan “Mano Dura” en la colonia Dina, no solo fue más que un espectáculo.

Luego, el expresidente Antonio Saca puso en marcha su plan “Súper Mano Dura”, que tampoco dio resultados y los í­ndices de delincuencia se elevaron.

El exgobernante actualmente guarda prisión por los delitos de peculado y lavado de dinero y ha sido condenado a 10 años de prisión.

Mientras, el coronel René Francis Merino Monroy, ministro de la Defensa Nacional, explicó que el Plan de Control Territorial ha sido efectivo pues tanto la Policí­a Nacional Civil (PNC) como la Fuerza Armada están trabajando de manera coordinada y la población tiene plena confianza en la seguridad que se está dando no solo en los municipios que ya se habí­an definido como prioritarios, sino también a escala nacional.

En los mismos términos se refirió el director general de la PNC Mauricio Arriaza Chicas, al asegurar que los homicidios y las extorsiones han bajado considerablemente gracias al plan de seguridad impulsado por el Gobierno y han logrado la captura de más de 4 mil personas desde el 1 de junio a la fecha.

Por su parte, el ministro de Seguridad, Rogelio Rivas, informó al presidente de la reunión que tuvo con el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Armando Pineda, en la cual se acordó que  sacarán a los internos para que sean procesados oportunamente. El máximo tribunal de justicia del paí­s se comprometió a utilizar el sistema de audiencias virtuales.

Por último recalcó que están poniendo el Estado en función no solo de la disuasión del combate al crimen

El Plan de Control Territorial se compone de siete fases. Hasta este dí­a el Ejecutivo ha anunciado dos. Y capturas, sino que también se está trabajando la prevención del delito, “en disputarle a los jóvenes las pandillas”, puntualizó.

El 19 de junio pasado anunció la primera fase de carácter represiva, y cuyo objetivo principal fue el de golpear las finanzas de los grupos delincuenciales y sacar de las zonas que tení­an bajo su dominio los pandilleros. Se efectuaron más de 3 mil capturas y cortaron definitivamente las comunicaciones en todos los centros penales del paí­s. La iniciativa se impulsó en varios municipios entre estos: San Salvador, Mejicanos, Cojutepeque, San Miguel, Sonsonate, Soyapango, San Martí­n, San Marcos, Ciudad Delgado, Ahuachapán, Usulután y La Unión.

Dí­as después, anunció la segunda fase denominada de “Oportunidades”, orientada a la reinserción. Dentro de esta acción se incluye la creación  de la Unidad de Reconstrucción del Tejido Social, que tiene por finalidad llevar programas sociales como, agua potable, educación, salud y recreación a las comunidades vulnerables a fin de evitar que los jóvenes se integren a las pandillas.

Para llevar a cabo estos planes, Bukele a pedido a la Asamblea Legislativa a través del Ministerio de Hacienda, la reorientación presupuestaria.

Primero la Asamblea le aprobó $2,8 millones para uniformes, botas y otros implementos para policí­as y soldados. Luego los diputados le avalaron $30.9 millones para la alimentación de los agentes y tropa.

Por último, solicitó la aprobación de un refuerzo presupuestario de $91 millones, siempre para implementar la segunda fase. Pero en este punto, tanto los diputados de ARENA como del FMLN, quieren que el gobernante explique y justifique para qué usará ese dinero.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Ramos
Periodista salvadoreño
spot_img

Últimas noticias