spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

Borrando marcas pandilleriles

Los grafitis son borrados por privados y privadas de libertad en fase de confianza, con la ayuda de habitantes de las comunidades

spot_img

Como parte de la segunda fase de las medidas extraordinarias para combatir la criminalidad en el paí­s un total de 68 mil metros cuadrados de grafitis pandilleriles se han borrado de zonas controladas por estas estructuras en lo que va de 2016, afirmó la directora de Prevención Social de la Violencia y Cultura de Paz (PREPAZ), Xenia López.

El pasado 21 de julio, el Gobierno lanzó un plan de medidas extraordinarias para la prevención de violencia centradas en la eliminación de marcas alusivas a pandillas, la creación de 15 mil empleos para jóvenes, la reparación de 704 escuelas, la reinserción de cuatro mil estudiantes a sus centros escolares y la atención a cinco mil ví­ctimas de la violencia.

“La ciudadaní­a ha aceptado con muy buenos ojos esta campaña y esto se demuestra con las múltiples llamadas de las comunidades donde agradecen al Gobierno y a las instituciones que estamos desarrollando estas actividades por limpiarles la zona y por dejar libre de grafitis toda la comunidad”, dijo López.

Estas actividades son ejecutadas por privados y privadas en libertad en fase de confianza a través del programa de reinserción Yo Cambio”.

Recientemente, 123 privadas de libertad de la cárcel para mujeres en Ilopango participaron en una jornada de limpieza y de borrado de grafitis en el municipio de Soyapango, especí­ficamente en las colonias, Prados de Venecia, Los Conacastes y Las Margaritas, detalló la directora de PREPAZ.

“Con la intervención realizada se ha declarado libre de grafitis los sectores priorizados dentro de los primeros nueve municipios del Plan El Salvador Seguro, entre estos:  Sonsonate, Santa Ana, Zacatecoluca, Mejicanos, Ciudad Delgado, Jiquilisco, Colón y Mejicanos”, explicó la funcionaria.

Pandilleros en El Salvador utilizan los grafitis como lenguaje para delimitar las zonas controladas y para infundir miedo a los habitantes.  “Este tipo de comunicación transmite amenazas de muerte, retos o declaraciones de guerra.  Aquí­ se manifiesta su forma de pensar y de criticar a la sociedad, es su código de pertenencia y de demostrar su poder dentro de su territorio”, según fuentes documentales.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias