spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Bolsamanía en el El Salvador

El agua comienza a cotizar en el Índice Nasdaq Veles California Water Index que cotiza en el Chicago Mercantile Exchange (CME), con el ticker NQH20, basando sus precios en los futuros del agua del Estado de California, con una cotización promedio actual de $ 486,53.00 por acre-pie.

Dicha medida de volumen se utiliza normalmente en Los Estados Unidos de América y equivale a 1.233 metro cúbicos. Cabe agregar, y distinguir, que existen <<Futuros con entregable>> y <<Futuros sin entregable>>, para el caso que nos ocupa, el agua sería un contrato de futuros que no implicaría la entrega material, o real, del líquido, sino que serviría para establecer el justiprecio de mercado, evitando cálculos a ojo. Lo que significa que son contratos puramente financieros. Y se refieren a las cinco principales cuencas de California hasta 2022.

La intención es evitar o restringir el riesgo, aunque en la práctica los fondos de inversión utilizan el NQH20 como coberturitas. La idea de una cobertura es cubrir la cartera del riesgo. El caso más habitual es el siguiente: vender un activo subyacente que esté lo suficientemente sobrecomprado esperando su caída o una corrección profunda en el precio, o comprar un activo extremadamente sobrevendido o infravalorado esperando que suba. En teoría, esto no supone ningún riesgo, de hecho es todo lo contrario: se cubre la cartera como un seguro.

Antes de seguir, tenemos que saber que la bolsa es una máquina que descuenta expectativas, y a mi parecer, se ha encontrado el próximo gran activo refugio de la humanidad, con la diferencia que no sólo nos refugiamos en él, sino que es requisito sine qua non para la supervivencia y existencia de la especie humana.

Si bien es cierto, se hace lo mismo con el crudo, con el oro, con el trigo… Esto es distinto. La inversión en NQH20 es arriesgada, no porque el activo no lo valga… ¡Es porque lo vale mucho!

El agua se equiparará muy rápidamente, y con esto me refiero a que será en un máximo de una década, a la importancia del oro (que brilla mucho pero no otorga dividendos, lo mejor es realizar una jugada apalancada a través de la compra de acciones de Sociedades Mineras). Por el contrario, ¿qué valoración merecen las monedas FIAT como el Bitcoin, que de paso son de tipos negativos, tienen un límite y valen en la medida en que la gente las use y que pueden subir y cotizarse indefinidamente…?

Para nadie es un misterio que el agua se ha convertido en un bien económico a pesar de que se pretende desde hace tiempos que sea un Derecho Humano en El Salvador. Personalmente considero que no sería posible ya que no encontraría viabilidad debido a la escasa voluntad política.

Ahora bien, ¿por qué desordenar el análisis con las ideas anteriores si estamos hablando del NQH20? La respuesta es el Súper Ciclo Económico del Desorden que se avecina ya que con Bitcoin se ha encontrado la próxima gran burbuja financiera, aunque proteja de la expropiación… Con Bitcoin lo que importa es quién apaga la luz al final del camino.

Acudiendo a un término de comparación podemos notar que tanto el agua, el petróleo o el oro son bienes escasos, y reales, de hecho, el agua es un bien que desaparece con el tiempo. Así que se vuelve más escaso. Bitcoin tiene un límite, pero aparece de la anda. La blockchain lo asegura, y desintermedia las cosas, pero sin ser pesimistas, no sabemos la próxima gran crisis cibernética que se pueda aproximar, y así, tumbarlo.

El problema con las criptomonedas es que parece que cualquiera puede hacerlas, simplemente aparecen y ya. Materialmente no existen, y fuera de un monitor o de la red, son objetos metafísicos. Aunque como dije antes, crecen en la medida en que la gente las use. O sea que pueden llegar a cotizaciones astronómicas, y al día siguiente, no valer nada.

Me parecen magníficas para especular pero no me llaman la atención como inversión. ¿Por qué? Porque una inversión es un riesgo calculado, y con ellas, el riesgo es inminente. La evidencia es la volatilidad implícita que poseen, mientras no hagan un suelo o se estabilicen, no creo que sean vistas más allá de un activo perfecto para el trading. Si por el contrario, compramos acciones de Trusts o Fideicomisos de Inversión sobre Bienes Raíces lo peor que podría resultarnos es haber adquirido un ahorro. Un inmueble es una inversión retornable en una doble vía ya que permite rentas y plusvalía.

Recordemos la máxima: “compra con el rumor, vende con la noticia”.

La cartera debe protegerse con oro, agua y bonos. Una cartera equilibrada de manera tradicional estaría 50/50, que se traduce así: 50 % en renta variable, y 50 % en renta fija según Benjamín Graham.

Para el próximo 2021 habría que adquirir Bonos TIPS (Treasury Inflation Protected Securities) que son títulos del tesoro estadounidense protegidos contra la inflación, bonos estadounidenses que tienen ligada su rentabilidad a la inflación. O sea, que protegen a los inversionistas de la inflación.

Normalmente, en las reglas del juego tradicionales se recurría al Bono Alemán, aunque en ocasiones, ha llegado a tener rentabilidades negativas. Los bonos con rentabilidades negativas sólo los adquieren la banca y los especuladores. La banca porque están obligados a adquirirlos mediante encaje fraccionario, y los especuladores, por obvios motivos ya que el gráfico de las rentabilidades es el opuesto o invertido al de las cotizaciones. Por lo que una rentabilidad negativa tácitamente implica una elevada cotización.

Antes se consideraba que el ciclo bursátil iba adelantado  cerca de doce meses a dieciocho meses con respecto al ciclo económico. Actualmente, la bolsa está descorrelacionada de la economía. El sistema se sostiene de manera artificial, porque se mueve con deuda. Así que en el largo plazo, no conviene ponerse vendedor o “corto” de activos, principalmente acciones. Y ya nombramos a los principales activos “anti-burbuja” de la historia: NQH20, ETF´s sobre propiedad raíz (REIT´s) y Oro.

Redacción Contrapunto
Redacción Contrapunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto

Últimas entradas