spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 24 de junio del 2021

Anulan resolución anterior y ordenan nuevo juicio por delito de lesa humanidad

spot_img

El juez interino de menores de San Miguel tendrá a su cargo el desarrollo del primer juicio por crimen de guerra en El Salvador,  por el secuestro de Armando Durán, ocurrido en 1986.

Esto se produce, luego que la Cámara de Menores de San Miguel anulara la resolución anterior, en la cual la jueza de menores de Usulután resolvió el 16 de abril, exonerar al único procesado por el secuestro de Durán, a 34 años del hecho, argumentando que el delito prescribió y que nunca fue denunciado en la época.

Luego de tres días de juicio, ayer, la jueza dio su sentencia en donde dejó de lado las pruebas presentadas por la Fiscalía General de la República, que fueron recabadas en los últimos cinco años.

El mismo 16 de abril, la jueza de menores limitó el caso a delito común, pero ahora, la Cámara confirmó que se trata de un delito de lesa humanidad y por tanto, no prescribe.

El secuestro de Armando Durán fue el primero en denunciar en la Fiscalía General de la República, luego que la Sala de lo Constitucional derogara la ley de Amnistía en 2016, y luego de un complejo camino judicial, el caso comenzó a ser ventilado en el juzgado de menores de Usulután, donde se decretó ser un delito de lesa humanidad.

En diciembre de 1986, Durán fue secuestrado por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), asociación que fue absorbida por el FMLN; según Durán, el imputado lo vigiló durante sus días de cautiverio y en el momento del secuestro tenía 17 años de edad, por ello el caso goza de reserva.

Sin embargo, Durán no solo denunció a los autores materiales, sino también a la comandancia de la guerrilla salvadoreña aglutinada en el FMLN.

Entre los denunciados que aún no han sido procesados están: Schafick Hándal, Joaquín Villalobos, Francisco Jovel, Eduardo Sancho y al expresidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

Durán permaneció 32 días en cautiverio en los campamentos guerrilleros del ERP, en Usulután y era constantemente movido de lugar, debido a los bombardeos de la Fuerza Armada.

En su denuncia a la Fiscalía, Durán dijo que los guerrilleros del ERP pusieron su vida en peligro siempre, pues en lugares cercanos a él fabricaban bombas y armas para atacar a la Fuerza Armada.

Durán fue liberado, luego que su familia entregara dinero, dos plantas eléctricas, dos máquinas para hacer esténcil, 15 piezas de tela verde olivo y 30 vacunas antitetánicas.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias