spot_img
spot_img
jueves, 21 de octubre del 2021

Aborto y Cultura Misógina

Muchas veces me he preguntado: ¿Cuáles son los elementos que marcan y se cimenta nuestra cultura? He recibido muchos elementos como respuesta, entre los cuales se encuentra que somos clasistas, racistas, etc. pero sobre todo es una cultura machista y misógina.

Que seamos una cultura machista y misógina, pues… no es de extrañar ya que estamos dentro de un sistema patriarcal de relaciones sociales, en donde necesariamente se  desarrollan hábitos, costumbres,  rituales, valores y otros, sobre los cuales se sustenta la superioridad del hombre sobre la mujer. Una de sus expresiones máximas resulta la apropiación de los cuerpos de las mujeres desde sus sexualidades convirtiéndolas en máquinas reproductivas donde estas no tienen ni voz y mucho menos voto.

Lo cual me resulta surrealista considerando que El Salvador es un paí­s en donde los problemas que dí­a a dí­a enfrentamos desde la sociedad salvadoreña son muchos y complejos, como la seguridad, los servicios en salud, educación, trabajo, sistema de pensiones, en todos y cada uno de ellos se vislumbra una problemática que merece toda la atención del Estado, de hecho son temas que están puestos en agenda tanto de los medios de comunicación como de las instancias polí­ticas y de toda la ciudadaní­a, frente a este entorno, veo como problemas las violaciones o embarazos en adolescentes, que enfrentamos las mujeres son menos o nada  discutidos por la sociedad. A lo sumo que se llega es a pensar en legalizar penas mucho más fuertes en contra de las mujeres, veamos a que me refiero.

Al conformar en nuestro imaginario colectivo a las mujeres como simples recipientes para la reproducción de la especie humana, sin derecho a tener derechos y menos a ejercerlos es que se da situaciones como la propuesta que ha presentado un diputado, de elevar las penas por aborto de 30 a 50 años de cárcel y la de aumentar las sanciones contra el personal médico y otros que sean sospechosos de infligir lesiones a la vida prenatal en el ejercicio de su profesión, pero y de los hombres ¿que se dice?.

Penalizar el aborto hasta con 50 años de cárcel rompe con los estándares básicos de derechos humanos, tal parecieran reacciones misóginas de parte del partido ARENA, pues superan incluso las penas asignadas a los crí­menes de lesa humanidad.

Abordar el aborto como resultado de una sola causa, y esta da la casualidad que se culpabiliza a las mujeres, definitivamente,  me parece que existe un sesgo de género, ojala y la mayorí­a de las personas integran esta Asamblea Legislativa no se dejen llevar por esta cultura misógina y machista y se pronuncien por los derechos de las mujeres, pues no es dando penas más fuertes como hacemos una sociedad mejor. .

Para cerrar, retomo un pensamiento de Rita Segato: La prohibición del aborto no solo es una de las formas de violencia contra las mujeres, sino que es la peor de todas, porque es una violencia de Estado contra las mujeres. Obligar a alguien a mantener en su vientre a un ser no querido, no deseado, equivale a una violación, y en este caso una violación estatal. Una democracia que no es pluralista no es una democracia sino una dictadura de la mayorí­a.

 

spot_img

Últimas entradas