spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

¡60 y tantos…!

En la ví­spera de la inauguración de la nueva misión estadounidense ante Israel y en medio de la tensión por el intercambio de fuego de misiles judeo-iraní­ en territorio sirio la semana previa -que dicho sea de paso se desactivó gracias a la ofensiva diplomática persa dirigida a suprimir la agresión israelí­, explotando los efectos de la misma sobre la economí­a europea -(en los dí­as seguidos al primer ataque israelí­ y además de ocasionar bajas, provocó un alza del coste del barril de Brent, que alcanzó hasta los $70.00), aliándose coyunturalmente a Francia para desactivar el plan del eje judeo estadounidense que busca tensionar aún más el oriente medio ahora que el Daesh ha sido virtualmente derrotado y para servirse de ello como excusa para inferir en territorios como el sirio o el palestino, trasladando los EU su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, replicado por Guatemala y Paraguay, lo que ha sido celebrado por el ejecutivo israelí­, pero repudiado por la virtual totalidad de naciones que encuentran en tal acto no solo un desafí­o a la voluntad de lo decidido por la ONU en 1947 en torno a la partición de Palestina para así­ crear 2 estados: Palestina e Israel, pero además los riesgos implicados en ésta acción y que ahora con claridad se puede observar: la negativa israelí­ a aceptar la voluntad expresada en su creación, a la vez que se le niega a Palestina la legitimidad de su existencia, lo que se traduce en la tácita anulación del estado palestino para así­ crear, en el territorio que ambas naciones debiesen compartir, al estado de Israel.

Ello deriva no solo en los reclamos de la comunidad internacional que demandan el reinicio de conversaciones entre ambas partes, pero además el cese de fuego judí­o, que durante las protestas asesino varias decenas de protestantes ( según reportes de radio Francia, hasta 64 personas ), que en un número de 50,000 aproximadamente se manifestaban ante las vallas levantadas por Israel para separar a ambas comunidades, además del retiro de varias delegaciones diplomáticas, como la turca y la sudafricana, así­ como el boicot de la práctica totalidad de naciones de la UE que ya nuncio no reconocer a la ciudad como capital del estado de Israel, siendo éste como los EU aislados por aquellos en razón de tales atrocidades, así­ como los previsibles efectos polí­ticos y hasta militares de trasladar la capital judí­a a Jerusalén.

En consecuencia los EU se marginan del proceso de paz, pues carece de legitimidad como supervisor del mismo por su parcialidad así­ como su complicidad en el baño de sangre, concentrando la descalificación de la comunidad internacional, lí­deres polí­ticos y religiosos por las mismas acciones.

Entonces son Rusia y China además de Francia quienes retoman el papel de mediadores, construyendo estrategias para recuperarlo, intentando encontrar los medios para promover una agenda en la que los EU comprendan los riesgos en que deriva ésta aventura, e imponiendo el sentido común a los intereses sectarios.

Últimas entradas