spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Washington rechaza a Bukele por buscar reunión no oficial y sin previo aviso, dice AP

Los funcionarios de Biden querían asegurarse que Bukele no intentara promocionar ninguna reunión como muestra de apoyo antes de las elecciones legislativas a finales de este mes.

spot_imgspot_img

La administración del presidente estadounidense, Joe Biden, y congresistas de esa nación rechazaron al mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, quien buscó una reunión con representantes de la primera potencia mundial, durante un viaje no anunciado que realizó la semana pasada a Washington, según indicó un reporte del periodista de Associated Press (AP), Joshua Goodman.

El comunicador informó en su trabajo de investigación que un alto funcionario de la Casa Blanca, advirtió en una entrevista a un medio noticioso salvadoreño que el gobierno de Biden preveía tener “diferencias” con el mandatario centroamericano.

Bukele adoptó rápidamente las políticas de inmigración de línea dura del expresidente, Donald Trump, que restringen las solicitudes de asilo, lo que le valió una gran cantidad de apoyo estadounidense por su estilo de gobierno duro en El Salvador, donde es popular. 

Pero al igual que otros líderes mundiales con los que Trump se hizo amigo, enfrenta un camino cuesta arriba hacia la administración de Biden, que está buscando deshacer esas políticas y ha señalado que su relación con El Salvador está bajo revisión.

El viaje sorpresa del presidente en medio de una pandemia planteó un dilema para los políticos estadounidenses. Se les dio poca anticipación y en su mayoría evitan las reuniones en persona debido al coronavirus y porque muchos puestos de alto nivel permanecen vacantes, dijeron las tres personas consultadas por Goodman, todas en Washington e insistieron en hablar de forma anónima a cambio de discutir la decisión interna.

Al rechazar la solicitud de Bukele, los funcionarios de Biden querían asegurarse de que Bukele no intentara promocionar ninguna reunión como muestra de apoyo antes de las elecciones legislativas a finales de este mes, donde busca expandir su base de poder, según dijeron las fuentes del reportero. Sin embargo, sí hicieron una excepción con el presidente ecuatoriano Lenín Moreno, quien se reunió en Washington con altos funcionarios de Biden 11 días antes de las elecciones presidenciales de la nación andina.

Bukele dijo a la AP que el viaje fue privado y que no solicitó ninguna reunión con los funcionarios de Biden.

“¿Qué presidente del mundo irá a un viaje con su esposa y su hija para sentarse en Washington y pedir que se celebren reuniones al azar de inmediato? Eso ni siquiera tiene sentido ”, dijo Bukele en un mensaje de texto.

Las tres personas no dijeron cómo se hizo la solicitud de reunión. Pero dijeron que la decisión de no reunirse con Bukele fue deliberada.

Si bien la administración Biden espera eventualmente involucrar a Bukele en su plan de $ 4 mil millones para atacar las causas profundas de la migración desde Centroamérica, tiene serias preocupaciones sobre su respeto por el estado de derecho y la democracia.

“Claramente las condiciones han cambiado para Bukele”, dijo José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch en Washington. “Su popularidad en El Salvador no lo aísla del escrutinio legítimo en Washington sobre su historial de derechos humanos y respeto por el estado de derecho”.

La sección del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado dijo que la administración Biden valora lo que considera una relación sólida entre El Salvador y Estados Unidos y trabajará en estrecha colaboración con sus socios para abordar los desafíos en la región.

Durante la visita a Washington, Bukele sí se reunió con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, dijo la canciller Alexandra Hill, quien no acompañó al mandatario en el viaje.

La OEA, que el año pasado anunció que enviaría una misión de observación a El Salvador para las elecciones legislativas del 28 de febrero, no respondió a una solicitud de comentarios ni emitió ninguna declaración sobre la visita. Almagro es conocido por tuitear regularmente sobre sus reuniones con dignatarios visitantes y el mismo día que se reunió con Bukele promovió su participación en una llamada de Zoom con diplomáticos de Colombia.

Bukele, quien asumió el cargo en 2019, prometió rescatar a El Salvador de las profundas divisiones dejadas por la violencia incontrolada de las pandillas y la corrupción sistémica en los gobiernos de derecha e izquierda que siguieron al final de una sangrienta guerra civil en 1992.

Las encuestas dicen que una abrumadora mayoría de salvadoreños aprueba su enfoque duro, al que se le atribuye la reducción de los altos niveles de violencia, y se espera que sus aliados obtengan la mayoría en la votación del Congreso de este mes.

Pero cada vez más demócratas, pero también algunos republicanos, han criticado a Bukele por sus tácticas de mano dura, como enviar tropas para rodear el Congreso el año pasado para presionar a los legisladores a votar sobre la financiación de la lucha contra las pandillas.

Durante el fin de semana, dos demócratas de la Cámara de Representantes, la representante Norma Torres y el representante Albio Sires, presidente del subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara para América Latina, enviaron una carta a Bukele instándolo a "no avivar las divisiones en aras del beneficio político".

La carta fue motivada por el asesinato el 31 de enero de dos personas que regresaban de una manifestación por opositores de Bukele del partido izquierdista FMLN. La policía arrestó como sospechosos a tres guardaespaldas que trabajan para el Ministerio de Salud.

Tanto Bukele como sus oponentes aprovecharon el confuso incidente, que está siendo investigado, para acusarse mutuamente de incitar a la violencia política.

"Parece que las partes moribundas han puesto en práctica su plan final", escribió Bukele inmediatamente después de los asesinatos, contrarrestando las críticas en las redes sociales de los opositores de que su retórica era la culpable de las muertes. "Están tan desesperados por no perder sus privilegios y la corrupción".

La semana pasada, el gobierno de Biden puso fin a los acuerdos bilaterales de la era Trump con El Salvador, Honduras y Guatemala que requerían que las personas que buscaban asilo en la frontera entre Estados Unidos y México fueran a una de las naciones de América Central y presentaran sus reclamos allí.

La legislación aprobada el año pasado y apoyada por los demócratas frena la ayuda exterior de Estados Unidos a El Salvador para financiar la compra de equipo militar estadounidense. También se requiere que el Departamento de Estado presente dentro de seis meses una lista pública de personas corruptas en Centroamérica sujetas a sanciones, una medida que podría incluir a algunos de los políticos más poderosos de la región.

Juan González, director senior del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, dijo el mes pasado que la administración Biden esperaba tener "diferencias" con el presidente de El Salvador y que cualquier líder que no esté dispuesto a combatir la corrupción no será considerado un aliado de Estados Unidos.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias