spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

Vigilancia epidemiológica del COVID-19 en El Salvador: la gran ausente

Nuevamente en El Salvador se reportaron las cifras oficiales más altas en casos por día (265) y se registran 10 defunciones por Covid 19, cantidades seguramente inferiores a la reales debido a las enormes dificultades hospitalarias, el subregistro y la selectividad en la realización de las pruebas

spot_img

La información brindada por el sitio web covid19.gob.sv, sigue dando cuenta de los elevados números de casos confirmados de SARS-COV-2 (verdadero nombre del coronavirus causante del Covid19) y de fallecidos tanto en El Salvador como en el resto de países del continente americano, que ha sido calificado por la OMS como “territorio en franca aceleración de la pandemia”, con el agravante en nuestro país que las cifras seguramente son más dramáticas, habida cuenta del subregistro de casos, la insuficiente cobertura hospitalaria y el hermético manejo de las pruebas PCR, que en opinión de muchos sectores son absolutamente insuficientes para incidir de modo determinante en la crisis.

Nuevamente en El Salvador se reportaron las cifras oficiales más altas en casos por día (265) y se registran 10 defunciones por Covid 19, cantidades seguramente inferiores a la reales debido a las enormes dificultades hospitalarias, el subregistro y la selectividad en la realización de las pruebas. Siguen predominando los hombres y las personas menores de 60 años, contrarios a la estadística mundial. Los Departamentos más afectados son: San Salvador con 3,013 casos (47.6% del total de país), La Libertad con 738, Santa Ana 420 y San Miguel 398. Entre los 10 primeros municipios afectados, se encuentran 6 del Departamento de San Salvador.

En Centroamérica siguen hacia la alza todos los países, a excepción de Belice, habiéndose superado los 80,000 casos confirmados y los 2,100 fallecidos. Igual panorama se visualiza en Estados Unidos y Suramérica, que aportan significativamente en la ocurrencia de más de 10.2 millones de casos positivos y más de 500,000 fallecidos.

Sin embargo, al margen de la labor que desarrollan los hospitales nacionales y del ISSS en la atención de casos complicados, la gran ausente de estos datos es la información de la Vigilancia Epidemiológica activa, que ha sido el pilar fundamental para el control de la pandemia en muchos países en vías de desarrollo.

 La importancia de la Vigilancia Epidemiológica

Las pandemias son Epidemias generalizadas y, por lo tanto, son un campo de estudio obligado de la Epidemiología (de acuerdo a los “Centros para para la prevención y control de enfermedades – CDC” por sus siglas en inglés, “Epidemiología es el estudio de la distribución y determinantes de los eventos relacionados con el estado de salud de poblaciones específicas y la aplicación de éste conocimiento a la prevención y control de los problemas de salud".

Esta definición incluye varios términos que reflejan algunos de los principios importantes de la epidemiología. Por un lado, es una disciplina científica, llamada algunas veces "la ciencia básica de la salud pública” y está cimentada sólidamente en los métodos de la indagación científica. A la epidemiología le conciernen la frecuencia (el número de eventos en la población y la tasa o el riesgo de enfermar) y los patrones de distribución de los eventos relacionados con la salud de acuerdo a tiempo, lugar y características de las personas. Siendo la Vigilancia epidemiológica una de sus principales herramientas.

Los CDC han acuñado la definición más aceptada de vigilancia epidemiológica, considerando que es la recolección sistemática, análisis e interpretación de datos de salud necesarios para la planificación, implementación y evaluación de políticas de salud pública, combinado con la difusión oportuna de los datos a aquellos que necesitan saber.

Datos estadísticos en El Salvador

Planteado lo anterior, es imperativo que los datos estadísticos hasta ahora identificados y guardados celosamente por el Ministerio de Salud en la presente Pandemia de Covid 19, sean puestos a la disposición de asociaciones médicas, facultades de medicina, prestadores de servicios, organismos internacionales, entre otros, con la finalidad de estudiar más a fondo el comportamiento del Coronavirus en nuestro país, no solamente para caracterizar a la población más afectada de acuerdo a edad, sexo, enfermedades preexistentes, grado de exposición al virus y ubicación geográfica, sino también para proceder al trabajo de campo en los establecimientos de salud del primer nivel, involucrando a ECOS, Promotores de salud, Educadores, ONG´s, ADESCOS y cualquier otro tipo de organización comunitaria que permita una amplia y efectiva Vigilancia Epidemiológica.

Para la Epidemiología, no basta conocer el número de casos nuevos por día (incidencia) y los acumulados (prevalencia) que ha tenido El Salvador, ni la cantidad de fallecidos o recuperados (Vigilancia pasiva). Se necesita ir más allá de los simples datos, para identificar, por ejemplo, que nuestro país llegó a tener sus primeros 1,000 casos en un intervalo de 45 días, pero que únicamente bastaron 5 días para pasar de 5,000 a 6,000 casos, lo que nos indica que con ese crecimiento exponencial, los intervalos para cada millar serán cada vez más cortos si no se implementan medidas integrales en los tres niveles de atención en salud.

De igual manera, no es suficiente conocer el número casos o muertes por municipio, si no se realiza una estratificación de los mismos para determinar aquellos en que deban focalizarse las acciones de vigilancia epidemiológica y consecuentemente, la obtención de información para la toma de decisiones, por ejemplo: el cerco sanitario de una colonia, un barrio o el municipio entero, con base en el Código de Salud, la Ley de Protección Civil y el Código municipal, sin que con ello se transgredan los derechos fundamentales establecidos en la Constitución.

La poca o nula vigilancia epidemiológica activa en una emergencia como la que vivimos por el Covid 19, es sin lugar a dudas, un caldo de cultivo ideal para la proliferación del virus, sobre todo si estamos claros que la atención hospitalaria por ser la etapa final de la enfermedad, no brinda ninguna medida preventiva para superar la pandemia, independientemente de la tecnología y protocolos de atención de avanzada que se utilicen. Aún estamos a tiempo de dar ese golpe de timón, con o sin Ley de excepción.

Link de información completa de los datos al 30 de junio 2020:

https://drive.google.com/file/d/1ZQittyVpTa7H96cpmNPoll1AKtTy0t9H/view?usp=sharing

Fuentes: 

Sitio Web Gobierno de El Salvador

Sitio Web Coronavirus Johns Hopkins University

spot_img

También te puede interesar

Marlon Mendoza
Ortopeda y epidemiólogo
spot_img

Últimas noticias