spot_img
spot_img
lunes, 29 de noviembre del 2021

Uso cientí­fico de las diferencias y semejanzas

Las diferencias son las caracterí­sticas únicas que individualizan a las personas o cosas, son  las cualidades, caracterí­sticas o circunstancias que hace que una persona o cosa sea diferente de otra. Las semejanzas son las caracterí­sticas que se comparten con otras personas o cosas. Las diferencias y semejanzas han servido a la humanidad para clasificar las cosas y fenómenos de la realidad; entendiendo que al clasificar estoy identificando una caracterí­stica de la realidad y buscando las cosas y fenómenos que tienen esta caracterí­stica. Clasificar significa identificar una variable, la cual tiene varias posiciones o valores, entonces se busca cual es el valor de la variable que tiene la cosa o fenómeno.

Cada ciencia hace una clasificación de la realidad que le corresponde investigar: en la Medicina se llama estudio anatómico (anatomí­a); en la Biologí­a es la taxonomí­a; en Quí­mica se utiliza la diferencia de peso atómico (Tabla Periódica), pero también la carga eléctrica, el grado de oxidación, la solubilidad, la acidez, etc.

En las ciencias económicas utilizamos variables significativas o importantes  para realizar clasificaciones útiles para la investigación y el análisis, por ejemplo: el tipo de cosa o artí­culo almacenado (inventario); el tipo de transacción financiera realizada por una empresa (contabilidad financiera); el tipo de transacción financiera realizada con otros paí­ses (Balanza de Pagos); el tipo de insumos y de productos del proceso de producción de un paí­s (Tabla de Insumo-Producto); el tipo de ingresos, gastos, ahorro e inversión  que se pretende realizar (presupuesto); las principales variables macroeconómicas (Sistema de Cuentas Nacionales).

Cuando realizamos una investigación de un problema de la realidad hacemos una clasificación especí­fica de la realidad. Comenzamos formulando una hipótesis sobre la caracterí­stica de una variable o una relación entre variables; las variables se transforman en indicadores o caracterí­sticas reales del fenómeno que andamos buscando (operacionalización de variables), es decir que diseñamos una clasificación especí­fica o propia de la realidad investigada; hacemos una recopilación de datos, ordenamos los datos según cada uno de los indicadores (clasificación); realizamos un proceso de abstracción para identificar el valor más común que tiene cada indicador utilizando los parámetros de la distribución de frecuencias o simplemente observando el valor más frecuente; hacemos conclusiones y recomendaciones haciendo uso del conocimiento teórico sobre las caracterí­sticas normales  de lo observado, utilizando esa clasificación especí­fica de la realidad.

Cada una de las ciencias establece cual es el valor normal de cada variable de la realidad y cuando es anormal o problema; hace una clasificación de los valores de las variables más importantes o significativas, para establecer cuando un valor o caracterí­stica especí­fica es un problema o anormal, por ejemplo: las ciencias de la salud definen los criterios de salud y por tanto de enfermedad; las finanzas establece los criterios de normalidad en lo relativo a la liquidez,  solidez financiera, valor de las acciones o monto de una pensión de vejez; la administración define lo que es mejor, normal y problema para las relaciones entre personas por intermedio de las funciones administrativas (planificación, organización, dirección y control); la economí­a hace eso para la relación entre las personas por intermedio de mercancí­as. Esto muestra la importancia de las teorí­as cientí­ficas aceptadas por la comunidad cientí­fica, en el establecimiento de las variables más importantes de la realidad y del criterio de normalidad para cada variable. Claro que todos estamos conscientes que las empresas como las personas naturales nacen, viven y mueren.

spot_img

Últimas entradas