spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 04 de agosto del 2021

¿Un nuevo fraude en Honduras?

spot_img

Los resultados preliminares de los comicios presidenciales del pasado domingo 26 de noviembre, arrojaron con el 80% de las actas escrutadas la tendencia irreversible de la victoria de la oposición "Alianza contra la corrupción". Esa misma noche ambos candidatos, el ultra derechista Juan Hernández del partido nacionalista y  Salvador Nasralla de la alianza opositora, se proclamaron victoriosos. En las siguientes horas el Tribunal electoral guardó un tenso y sospechoso silencio dilatando el anuncio oficial.  Para el martes 28, la Alianza anuncia que ha recibido la totalidad de actas procedentes de todos los centros de votación del paí­s que confirman la victoria.  Autoridades electorales revelaron que el anuncio se realizarí­a hasta el jueves 30 de noviembre.

Sorpresivamente, el miércoles 29, TSE adelanta el anuncio: Juan Orlando Hernández supera en votos a su contendor Salvador Nasralla. En protesta, disturbios se registraron en diferentes ciudades hondureñas. El candidato Nasralla, virtual ganador, denuncia la caí­da del sistema informático del TSE.  En un sorprendente giro de sucesos, la madrugada del 30 de noviembre, la prensa conservadora publica que Juan Orlando Hernández aventaja la contienda en su afán por reelegirse.  Por su parte, en grotesco tono, los militares emitieron un comunicado en el que afirman que "el ungido" será su comandante general Juan Orlando Hernández, y advierten que aplicarí­an la ley antiterrorista a cualquiera que no aceptara los resultados electorales. Horas más tarde, medios locales informaron sobre la falsedad del mismo.

Tradición autoritaria

Contrario a lo ocurrido en los paí­ses vecinos, Honduras carece de un proceso histórico social que permitiera avances en los procesos polí­ticos, salvo a episodios de alzamientos insurgentes que en su momento fueron aplastados por la dictadura local con el claro auspicio de los Estados Unidos.

Es decir, como una foto "vintage", en Honduras todaví­a prevalece la misma estructura de fuerza armada, los mismos cuerpos represivos, con sus mismas tácticas y doctrinas, que prevalecieron en Centroamérica en los años 70 y 80. Pese al ascenso de los movimientos polí­ticos y sociales que empujan por la ví­a electoral las transformaciones en aquel paí­s, los métodos para que el régimen se sostenga persisten: el fraude electoral y la represión militar y paramilitar a la oposición polí­tica.

Es como si en El Salvador todaví­a gobernara la dictadura militar del Partido de Conciliación Nacional, que gobernó el paí­s a sangre y fuego. El PCN, "aseguraba los resultados" y todaví­a se recuerdan los operativos que consistí­an en que la extinta Guardia Nacional de la época recogí­a las urnas para quemarlas y en esa misma noche se proclamaba al militar dictadorzuelo de turno. Al agotarse cualquier alternativa democrática, aquellas dictaduras militares fueron detenidas por el alzamiento polí­tico militar del FMLN, que mantuvo al paí­s en un conflicto interno por más de 20 años.

Es como si en Nicaragua todaví­a existiera la dictadura de Anastasio Somoza y su tristemente célebre guardia nacional, también detenidos por el ascenso polí­tico militar del FSLN.  O como si en Guatemala existieran las dictaduras militares heroicamente enfrentadas por las fuerzas guerrilleras de la URNG.

Contrario a todo lo anterior, en pleno siglo 21 en Honduras prevalecen estructuras gorilescas. Así­ se explica el golpe de estado de 2009, que a plena luz del dí­a exhibió a Mel Zelaya, un presidente constitucionalmente electo, llegando en calzoncillos desterrado a San José, Costa Rica.

Reuniendo los indicios, no es difí­cil discernir que estarí­amos en presencia de un nuevo fraude, otra dura prueba que el pueblo hondureño debe enfrentar.

Agotadas las instituciones y la "ví­a democrática", ¿qué viene después para el pueblo hondureño?

Solamente.

spot_img

También te puede interesar

Herbert Vargas
Colaborador
spot_img

Últimas noticias