spot_img
spot_img
martes, 21 de septiembre del 2021

Un fósil confiscado resulta ser el primer cuerpo completo de un excepcional reptil volador de Brasil

spot_img

Por Europa Press

Un fósil confiscado en una redada policial ha resultado ser uno de los reptiles voladores mejor conservados jamás encontrados, según un estudio publicado en la revista de acceso abierto ‘PLOS ONE’ por Victor Beccari, de la Universidad de São Paulo (Brasil), y sus colegas.

Los tapejáridos (un subgrupo de reptiles voladores del Cretácico Temprano llamados pterosaurios) son conocidos por sus enormes crestas cefálicas y su abundancia en el registro fósil de Brasil, pero la mayoría de los fósiles de tapejáridos brasileños sólo conservan restos parciales.

En este estudio, los investigadores describen un excepcional espécimen de tapejárido que incluye casi todo el cuerpo, en su mayor parte intacto e incluso con restos de tejido blando junto a los huesos, lo que lo convierte en el esqueleto de tapejárido más completo jamás encontrado en Brasil.

Este fósil pertenece a una especie llamada ‘Tupandactylus navigans’, y tiene una historia dramática. Se conserva en seis placas de piedra caliza de corte cuadrado que fueron confiscadas durante una redada policial en el puerto de Santos, en São Paulo.

Ahora forma parte de las colecciones de la Universidad de São Paulo, donde los investigadores han podido reunir las losas y examinar el fósil completo, incluso con una tomografía computarizada para revelar los huesos ocultos dentro de la piedra. Es la primera vez que los paleontólogos han podido estudiar algo más que el cráneo de esta especie.

La descripción sugiere que esta especie tenía un estilo de vida de forrajeo terrestre, debido a su largo cuello y a las proporciones de sus extremidades, así como a su gran cresta craneal, que podría influir negativamente en el vuelo a larga distancia.

Sin embargo, el espécimen posee todas las adaptaciones necesarias para el vuelo con motor, como la presencia de un notario y una región de anclaje muscular desarrollada en los huesos de los brazos. Este espécimen también tiene una cresta inusualmente grande en la barbilla, que forma parte de su ya impresionante ornamentación craneal.

Precisamente, el modo en que todos estos factores contribuyeron al rendimiento de vuelo y al estilo de vida de estos animales será objeto de futuras investigaciones, entre otras muchas preguntas que podrán responderse mediante el estudio de este fósil excepcional.

“Describimos el fósil de tapejárido más completo de Brasil, un esqueleto parcialmente articulado de ‘Tupandactylus navigans’ con conservación de tejidos blandos –añaden los autores–. Este espécimen aporta nuevos conocimientos sobre la anatomía de este animal y sus limitaciones para el vuelo, argumentando la ecología de forrajeo terrestre”.

spot_img

También te puede interesar

Europa Press
Agencia Europa Press
spot_img

Últimas noticias