spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
lunes, 06 de diciembre del 2021

Un año de medidas extraordinarias contra la delincuencia

En 2015 y el primer trimestre de 2016 murieron violentamente un aproximado de 25 personas diariamente

spot_img

El ministro de Justicia y Seguridad, Mauricio Ramí­rez Landaverde, afirmó este jueves que las medidas extraordinarias para combatir la delincuencia han permitido reducir en un 60% los homicidios en lo que va de 2017, por lo que las disposiciones se mantendrán en el paí­s para minimizar aún más el í­ndice criminal.

“El logro más importante y más tangible es en la reducción del homicidio, pero también de la victimización expresada por estudios y sondeos de opinión, en 2016 fue de 18%, y en lo que va de 2017 lo ubican en un 14%”, explicó el funcionario.

Le puede interesar: ¿Siempre ha sido El Salvador un paí­s violento?

Autoridades policiales afirmaron que de enero al 20 de marzo se habí­an consumado un total de 722 homicidios, mientras que en el mismo perí­odo de 2016 ya habí­an ocurrido 1 mil 854 asesinatos.

Asimismo reportaron que 137 municipios en todo el paí­s que no han registrado homicidios en lo que va del presente año. Entre estos están: Caluco, Sonzacate, Ciudad Arce, San Matí­as, Antiguo Cuscatlán y Nuevo Cuscatlán, La Palma y San Ignacio en Chalatenango, y Santa Rosa de Lima en La Unión.

El 2015 marcó un precedente de violencia en El Salvador. Ese año el paí­s se situó como el más violento de Centroamérica y registró 6 mil 657 asesinatos. La tasa de homicidios se elevó a 104 por cada 100 mil habitantes. Las cifras hicieron que el paí­s superara a Honduras en el ranking de paí­ses más violentos de la región.

Lea: ¿Cuándo un policí­a debe usar la fuerza letal?

Los primeros meses de 2016 heredaron la misma tendencia violenta. Masacres, ejecuciones extrajudiciales y crí­menes con lujo de barbarie estaban a la orden del dí­a. Diferentes expertos en temas de seguridad avizoraban un escenario devastador y peor que en 2015.

Sin embargo, el 29 de marzo de 2016, el Gobierno se vio obligado en implementar urgentemente una serie de medidas antidelincuenciales de emergencia, las cuales fueron ratificadas por la Asamblea Legislativa el 1 de abril de ese año. 

Las disposiciones son transitorias y someten a un régimen de emergencia a seis centros penales del paí­s, los cuales albergan a pandilleros, “principales responsables del comando de delitos dentro y fuera de las prisiones”, según autoridades. Asimismo se incrementó la operatividad policial y militar en zonas controladas por pandillas a fin de recuperar territorios.

Reportaje: Así­ se crea un pandillero.

En penales, los reos en el régimen extraordinario tienen prohibidas las visitas í­ntimas y familiares, la realización presencial de audiencias, la libertad ambulatoria, entre otras. Lo anterior, según el ministro, ha minimizado los delitos de homicidios y extorsiones considerablemente.

Recientemente máximas autoridades de la Iglesia Católica avalaron y apoyaron la continuidad de las medidas extraordinarias por el contundente resultado favorable contra los homicidios.

“Es parte de la solución, pero no la más importante. Hace falta más inversión en caminos de superación: oportunidades, desarrollo, medios suficientes para que los jóvenes estudien y se preparen de la mejor manera”, expresó el clero.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias