spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
martes, 30 de noviembre del 2021

¿Tuvo justicia la masacre de Opico?

Las masacres y acciones de exterminio colocan a nuestra sociedad en nuevas dimensiones de actos inhumanos

spot_img

La masacre cometida por pandilleros en San Juan Opico, en el occidental departamento de La Libertad en El Salvador, ha tenido justicia penal. Un tribunal de sentencia condenó a 40 años de cárcel a siete de nueve pandilleros que ejecutaron el 3 de marzo de 2016 aquel acto de barbarie; los otros dos victimarios ya habí­an recibido penas en tribunales para menores de edad, que oscilan entre 5 y 10 años de internamiento. Sin embargo, el castigo de la justicia institucional no borra de la mente de esta sociedad las imágenes tétricas de la ejecución  de 11 trabajadores inocentes.

El asesinato múltiple de aquel dí­a fue filmado con un teléfono móvil por uno de los criminales. Casi dos meses después del hecho se “filtró” el video y se aprecia a dos pandilleros dando machetazos a las ví­ctimas que estaban tirados en la tierra, boca abajo y con las manos amarradas a la espalda. Caso inaudito, “salvaje e irracional”, como lo calificó entonces el vicepresidente salvadoreño Oscar Ortiz.

El  Salvador vivió entre 1980 y 1992 una guerra atroz. Las fotos de los campesinos masacrados revelaban la barbarie que no tení­an nada que envidiar a las muertes en masa que los soldados estadounidenses cometieron en Viet-Nam. No han faltado las comparaciones de las masacres  de My Lai, en territorio asiático, con El Mozote, en tierras salvadoreñas.

Sin embargo, observar una filmación en el instante en que están ejecutando a machetazos a las ví­ctimas y distribuir esas imágenes por las redes sociales de Twitter, coloca a esta sociedad en nuevas dimensiones de actos inhumanos.

Le puede interesar: Condenan a 390 años a pandilleros por masacre de Opico.

“Fue impactante por varias cosas: no es lo mismo ver un muerto que once; además, once personas que eran trabajadores inocentes sin ninguna vinculación con las pandillas y sus guerras; lo otro fue la difusión del terrorí­fico video que captaba y  exhibí­a el momento de un degollamiento y con el resto de ví­ctimas esperando la muerte”, dijo el destacado experto en derechos humanos, Benjamí­n Cuéllar.

El abogado salvadoreño recordó aquel acto impactante, ejecutado por los pandilleros, el cual estremeció a esta Nación: el incendio de un autobús con 15 pasajeros adentro. Hecho ocurrido en la localidad de Mejicanos, en junio de 2010. Los pandilleros  detuvieron al vehí­culo, lo rociaron de gasolina, dispararon y le prendieron fuego. La prensa local e internacional tomó imágenes cuando el microbús aún se quemaba y humeaba con los cuerpos carbonizados.

Los  condenados este miércoles a 40 años (35 por homicidio agravado y 5 por pertenecer a agrupaciones ilí­citas) fueron siete pandilleros de la autodenominada banda Barrio 18 Revolucionaria. Una de las pandillas más temibles en El Salvador, rival de la no menos salvaje Mara Salvatrucha (MS-13), ambas fundadas en los barrios bajos de la ciudad estadounidense  de Los Ángeles en la década de 1980, cuando los salvadoreños migraban huyendo de la guerra civil.

La  Fiscalí­a General de la República (FGR) presentó un testigo con calidad de protegido, quien dio detalles de la masacre, incluso aseguró que los hechos se cometieron por "equivocación", creyendo que mataban a miembros  la pandilla rival Mara Salvatrucha (MS). En el proceso judicial este testigo fue descalificado por el tribunal de sentencia, quien valoró en vez del testimonio, las pruebas cientí­ficas que recabaron los investigadores.

Lea además: Diputados aprueban medidas extraordinarias para centros penales.

Las  ví­ctimas: ocho empleados de una empresa eléctrica y tres jornaleros agrí­colas, éstos últimos ejecutados para “no dejar testigos”, pagaron caro y dolorosamente la posguerra salvadoreña; una confrontación que casi nadie entiende, internamente y en el extranjero. Este miércoles también fue dí­a de masacres: tres mujeres, dos hombres y un niño, fueron  sacados de su vivienda en San Miguel, al oriente del paí­s; fueron conducidos a una calle de tierra y asesinados con “tiros de gracias”. Sus cuerpos aparecieron apiñados con las manos amarradas a la espalda.

spot_img

También te puede interesar

Jorge Dalton
Cineasta cubano-salvadoreño. Director de cine y documentalista. Reside en El Salvador y es colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias