sábado, 22 de enero del 2022

Suiza prohibe la entrada de no vacunados contra el coronavirus a restaurantes, piscinas y museos

spot_img

Por Juan Gasparini

La Confederación Helvetica se acerca a la formula dominante en sus 27 vecinos de la Unión Europea, que va incrementando la presión para imponer a corto plazo la vacunación a la población adulta, junto a recomendar insistentemente la vacunación de los menores. Reino Unido y Holanda, vuelven a medidas de confinamiento similares a las del inicio de la pandemia. La situación sanitaria se deteriora velozmente en Francia y España.  

A partir de este lunes y hasta el 24 de enero 2022, para acceder a restaurantes, o establecimientos deportivos y culturales, el gobierno federal suizo obliga a presentar certificados no posteriores a 4 meses con las dos dosis de las vacunas que se aplican en el país (Moderna o Pfizer-BionN/Tech), o una prueba reciente de haberse curado del Covid-19. Para quienes visiten bares y discotecas, necesitaran el certificado de vacunación completo, y un test negativo PCR o antigénico.

Las medidas buscarían impedir que la actual “quinta ola” se convierta en una catástrofe de contagios durante las fiestas privadas de fin de año, que no podrán reunir a más de 10 personas en lugares cerrados, si una de ellas mayor de 16 años, no está vacunada, o no tenga documentado haberse recobrado del SARS-CoV-2. Las restricciones se levantan si los encuentros bajo techo congregan a 30 adultos vacunados o restablecidos, o a 50 al aire libre, también inmunizados.

Al propio tiempo, el teletrabajo se vuelve a imponer en las empresas y los barbijos se tornan obligatorios en los colegios secundarios, mientras perduran en los transportes públicos, tiendas, librerías, cines, teatros y supermercados. Las autoridades alertan que se ha sobrepasado el tope de 300 camas ocupadas por enfermos de coronavirus en las salas de cuidados intensivos de los hospitales, lo cual paralelamente exige re-programar intervenciones quirúrgicas no esenciales.

En cuanto a los viajeros que lleguen a Suiza, tanto ciudadanos, residentes o extranjeros, deben presentar un test PCR negativo. Para los no vacunados empero sanos, les hará falta un segundo test PCR negativo a los 4 días. Suiza contabilizó el pasado viernes, 9941 contagios, 167 hospitalizaciones y 42 fallecimientos, una cifra muy alta comparada a la media durante la pandemia, aunque se ignora la incidencia exacta de la nueva cepa Omicron en el aumento actual de los casos.

El Consejo Federal, colegiado de 7 miembros, elegidos por el voto secreto del Parlamento para gobernar el país, se enfrenta a la hostilidad del 25% al 30% de la población, refractaria a vacunarse, que ya lo manifestó en los dos referéndums contra las dos versiones de Ley Covid, en junio y noviembre pasados, que si bien fueron rechazados por el 60% de la población, consolidaron no obstante el 40% restante en la oposición a vacunarse.

Desconociéndose todavía el impacto de la variante Omicron, crece la incertidumbre de cuanto va a tardar en suministrarse la tercera dosis que se ha comenzado a inyectar hace un mes. Hasta ayer solo la han conseguido el 16% de quienes se procuraron las dos precedentes, reveladas insuficientes. Entre tanto, las vacunas para menores de 5 a 11 años, susceptibles de frenar la circulación del virus, recién llegaran el mes que viene, sabiendo que corresponderá a los padres autorizar su aplicación.

spot_img

También te puede interesar

Juan Gasparini
Corresponsal de ContraPunto en Suiza - ONU-DDHH, escritor y experto en Derechos Humanos. Ex preso político de la dictadura en Argentina
spot_img

Últimas noticias