spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

Sondeo muestra el común deseo de migrar

La propuesta de la canciller Hill es mejorar la atención en los consulados

spot_img

Las dificultades para mejorar la economí­a familiar y las amenazas directas a la vida de al menos uno de los miembros del hogar sigue dejando a miles de salvadoreños sin más opción que dejar el paí­s. Las autoridades del Gobierno ahora buscan la manera de contener el flujo de compatriotas que salen a buscar el norte, llegar a Estados Unidos y comenzar de nuevo.

El más reciente sondeo de Contrapunto muestra que el 56.3 % de lo que participaron ya han considerado irse de El Salvador para vivir y trabajar en el extranjero, a pesar de todos los riesgos que conlleva. Otro 40.7 % respondió que no.

El flujo de migrantes salvadoreños que marchan hacia Estados Unidos con la intención de quedarse, como indocumentados o con los papeles en regla, aumentó por decenas de miles durante los años que precedieron a la guerra civil. Desde entonces, ha tenido altos y bajos en la cantidad de personas que se van a diario, pero no se ha detenido.

Se estima que 1 de cada cinco salvadoreños vive en el extranjero. La mayorí­a, por lo menos dos millones, viven en los Estados Unidos y enví­an más de US$5,000 millones en efectivo al año en remesas, sin tomar en cuenta lo que enví­an como especie (regalos, por ejemplo) o lo que invierten en su paí­s (como comprar casas o terrenos para cuando regresen).

Después de la crisis de los niños migrantes en 2014, llegaron las caravanas de centroamericanos en 2018. Estos son eventos que han atraí­do la atención de polí­ticos y medios de comunicación, pero que solo muestran la desesperación a la que llegan familias enteras.

La canciller Alexandra Hill visitó el lunes a los diputados de la comisión de Relaciones Exteriores el lunes, para hablar sobre cómo puede el Estado atender el problema.

Hill explicó que una de las primeras acciones será mejorar la atención de los consulados, aumentar esta atención y aprovechar la tecnologí­a. Insistió en que es un problema que ha estado por 40 años y que puede ser una situación que una al paí­s, más allá de colores partidarios.

La diputada Karina Sosa, también secretaria general adjunta del FMLN, propuso acciones conjuntas.

En la frontera sur de los Estados Unidos, aunque en suelo mexicano, hay entre 3,000 y 5,000 personas esperando que las autoridades estadounidenses les permitan entrar y pedir asilo. La gran mayorí­a, casi la totalidad, son centroamericanos: hondureños, salvadoreños y guatemaltecos.

Del otro lado, la situación tampoco es alentadora. Los centros de detención están en una suerte de crisis por la cantidad de personas que están resguardando. En Texas, por ejemplo, estos centros de detención han acaparado la atención de demócrtas, republicanos, medios de comunicación y hasta la ONU. Michelle Bachelet, alta comisionada de derecho humanos, dijo que después de visitar estos centros observó que hay “pésimas condiciones de saneamiento” y dijo sentirse “profundamente conmocinada” por lo que observó.   

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias