jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Sin votos un partido político es solo una escritura pública

¡Sigue nuestras redes sociales!

FMLN y ARENA: “Algunos de sus fundadores, terminaran siendo el instrumento de la oligarquía quién por 200 años se enriqueció, engañando y explotando al pueblo, asociados con la corrupta asesoría extranjera", opina Ernesto Panamá.

spot_img

Por: Ernesto Panamá

ARENA y FMLN son titulares de noticia debido a las renuncias de diputados, ediles y consejos municipales.

Me atrevo a opinar que en el caso de ambos partidos es lamentable que el fin de buenas intenciones de “algunos” de sus fundadores, terminaran siendo el instrumento de la oligarquía quién por 200 años se enriqueció, engañando y explotando al pueblo, asociados con la corrupta asesoría extranjera a quién devolvían parte de los créditos otorgados (proyectos no concluidos) volviendo los cómplices de nuestro atraso y miseria.

Por supuesto, el final de ARENA y FMLN es solo el resultado de lo actuado pues: quién hace mal, acaba mal.

También creo que somos conscientes de la existencia de lo que llamamos, “sabiduría del pueblo”. Pues aún que le tome 200 años en darse, cuando la consciencia se afinca en los ciudadanos, la voluntad del pueblo en las urnas se vuelve mayoría y debe respetarse.

Quién escribe, vivió la guerra en El Salvador desde sus inicios, y me considero privilegiado porque sobreviví habiendo participado activamente en el terreno político. Esto contribuye a que mi visión, conocimiento de personajes y acontecimientos sea más clara que para quiénes no participaron, salieron del país y los más jóvenes, pero aun así no es total, pues no pertenezco a la oligarquía que se apoderó del partido, y no ocupe cargos de alta dirigencia partidaria o gubernamental.

Involucrado a mi nivel siempre mis principios fueron guía, jamás los sometí por obediencia, ni sumisión, lo que no fue del agrado de quiénes se hacen del control de ARENA tras la muerte del mayor Roberto d’Aubuisson.

En el caso de ARENA hay una dirigencia visible denominada COENA, la que a partir del 20 de febrero de 1992 es sustituida en pleno por empleados de la oligarquía. El COENA lo conforman ejecutivos asalariados desconocedores del tema partidario, quiénes siguen órdenes de sus empleadores que permanecen en el anonimato para proteger sus intereses.

Conocí de esta evolución desde sus inicios y estar en desacuerdo, me valió lo que llaman “la muerte política” y esta es una de las razones que me conduce a escribir, pues nadie puede evitar que en mis textos expresé lo que mi consciencia dicta.

Es así como, siendo fundador del partido “pero no fanático”, analizó la situación política y esta me indica que el pueblo al no recibir beneficios de los gobiernos de ARENA decide emitir su voto por los terroristas” los que destruyeron su país. Que esto fuera posible parecía imposible, veinte años atrás fueron rechazados en las urnas, pero la manipulación extranjera jugó su parte: trajo del exilio a Napoleón Duarte, lo hace presidente, nos obliga a firmar los acuerdos de paz e impone como condición, que le FMLN se instituya como partido político por decreto, desde entonces ellos dispusieron que gobernarían.

El accionar de ARENA como gobierno, fue contrario a sus principios y esto los distancian de los votantes y “no hay entidad política que viva sin el voto del pueblo”.

No haber podido evitar este desenlace me obliga a dejar constancia de mi desacuerdo y, esto claro me gana enemistades de “dirigentes” corruptos y asalariados. Lo cual sin duda me resbala.

Corría el año 2008 cuando hice entrega al candidato presidencial impuesto a ARENA Rodrigo Ávila, de la segunda edición de Los guerreros de la libertad, en él se encuentran los párrafos siguientes.

Hablar de esto fue tabú, ahora es voz popular.

Se reduce la evasión de impuestos, el contrabando, por lo tanto, no hay para financiar funcionarios de elección popular y pagar por la impunidad. No más sobresueldo, no financiamiento para ONG de fachada, no hay fondos para pagar “fanáticos”.

Los cobros por remesas bajan, los intereses y manejos antojadizos de las tarjetas de créditos desparecen, los precios altos de medicinas ya no benefician al grupúsculo.

La maquinaria oligárquica ya no ejerce el poder, sus ingresos mal habidos no llegan, la dirigencia el COENA carece de presupuesto, sus funcionarios no disponen de fondos para malversar y sufragar gastos de “partido”.

¿Es extraño que FMLN y ARENA carezcan de fondos?

En cambio, tenemos mejor salud, educación, seguridad, carreteras y más.

Pero exdirigentes visibles y no visibles aún deben responder a la justicia.

Comparte este contenido en:
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias