spot_img
spot_img
martes, 19 de octubre del 2021

Separar funciones del TSE será contraproducente, según Olivo

Hasta el momento, la manera en que la institución se ha desempeñado muestra que sí­ es posible ejecutar ambas funciones en coordinación.

spot_img

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Julio Olivo, considera innecesario y al lí­mite del orden legal existente la propuesta de partir en dos las funciones de esa institución, de acuerdo a un análisis que facilitó a Contrapunto.

Los partidos polí­ticos aún analizan la posibilidad de separar las funciones del TSE para que una entidad se dedique solo a cuestiones administrativas, como la celebración de elecciones, mientras que otra se dedique a procesos de tipo jurisdiccional, como resolver casos y denuncias relacionadas con el tema electoral

El actual presidente del tribunal, Julio Olivo, explicó que surgirán muchas inconveniencias si prospera ese cambio. “Debe haber plena sincroní­a entre lo jurisdiccional y lo administrativo, ya que puede ponerse en  riesgo o suspenderse actividades neurálgicas del proceso electoral con un mal cálculo jurisdiccional; esto ya ha sucedido en otros paí­ses que tienen funciones separadas” consignó Olivo en su comentario

Parte de los argumentos que presenta el funcionario es que con la organización actual, que les permite ejercer esa doble función, ya se han celebrado 29 procesos de elecciones en el TSE, una de las herencias de los Acuerdos de Paz, que han permitido a los ciudadanos ejercer su voto.

Los problemas que enfrentaron en 2015, 2018 y 2019, a criterio de Olivo, ocurrieron porque cuando ya estaban organizadas las elecciones, la Sala de lo Constitucional emití­a una resolución. En total, en ese perí­odo, la referida Sala emitió 11 resoluciones relacionadas con el quehacer propio del TSE. Los problemas reportados obedecieron a “la intromisión de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia al haber modificado componentes del sistema electoral salvadoreño por la ví­a de sentencias inoportunas, provocaron problemas que alteraron el Plan General de Elecciones (PLAGEL) y el calendario electoral”, señaló en su análisis.

De igual manera se ha mostrado constancia, según Olivo, en la parte jurisdiccional o cuando se inician procesos relacionados con el papel del rector. “En términos generales, de un total de 114 expedientes procesados en los años 2018 y 2019, solo 18 casos se encuentran pendientes o en proceso de emisión de una resolución final”, señaló Olivo.

El funcionario extiende su análisis y señala que separar al Tribunal está en el lí­mite de los marcos legales en El Salvador: la Constitución, el Código Electoral ““que los diputados quieren reformar”“ y el mismo espí­ritu de los Acuerdos de Paz.  

Las consideraciones de Olivo son parte de un libro que todaví­a no está listo para distribuir al público.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias