spot_img
spot_img
martes, 26 de octubre del 2021

Secuestran y asesinan a fotoperiodista en México

La ví­ctima habí­a denunciado amenazas por parte de la policí­a mexicana

spot_img

Un fotoperiodista mexicano que habí­a denunciado amenazas de policí­as apareció muerto este viernes, un dí­a después de ser secuestrado en su casa de San Luis Potosí­, en el centro de México, informaron las autoridades.

El mecanismo para la protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas, que depende del Ministerio del Interior, confirmó el asesinato de Edgar Daniel Esqueda Castro, que trabajaba como fotógrafo de temas policiales y de espectáculos.

Esqueda, colaborador de las páginas "Metropoli San Luis" y "Vox Populi" de San Luis Potosí­, habí­a sido secuestrado el jueves de su casa presuntamente por personas armadas vestidas como policí­as. Su cuerpo apareció con signos de tortura, de acuerdo con medios locales.

Este año han sido asesinados al menos 11 periodistas y el hijo del director de un semanario en México, uno de los paí­ses más peligrosos del mundo para el ejercicio de la profesión.

En julio Esqueda habí­a sido amedrentado dos veces por policí­as ministeriales y habí­a presentado la denuncia. Sin embargo, no contaba con la protección del mecanismo federal, que habí­a sido informado del caso por la Comisión Estatal de Derechos Humanos de San Luis Potosí­.

Según el mecanismo, después de conocer las amenazas se comunicó con el periodista para ofrecerle protección, pero Esqueda "comentó que ya no habí­a tenido ningún nuevo incidente de agresión, amenazas o correos intimidatorios" y que habí­a presentado una denuncia penal.

De acuerdo con la Comisión Estatal, el 4 de julio, cuando tomaba unas fotos sobre un tiroteo, cinco policí­as "lo amenazaron con quitarle la cámara, además de golpearlo, si continuaba tomando fotografí­as". Los policí­as le obligaron a borrar el material y lo echaron del sitio.

El 13 de julio "acudió a cubrir otro evento y nuevamente los policí­as ministeriales interfirieron en su trabajo, pidiéndole sus identificaciones y fotografiando sus credenciales, intimidándolo diciéndole que lo estarí­an vigilando así­ como su domicilio, pues quizá con sus notas les daba información a "los malos".

La Fiscalí­a de San Luis Potosí­ negó el jueves que la policí­a estatal hubiera estado implicada en el secuestro del periodista.

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias