spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 26 de julio del 2021

Relaciones con EEUU han sido de acuerdo a lo pactado

El FMLN privilegió la relaciones diplomáticas con el gobierno de los EEUU durante la guerra, a mediados de la década de los ochenta, dos representantes del partido estaban haciendo lobby en el Congreso, el Senado y el Departamento de Estado; tuvieron tanto éxito en  sus relaciones, que la Comandancia del FMLN comenzó a preocuparse, inició una investigación para establecer si sus representantes estaban realizando su trabajo correctamente. Esto permitió llevar paralelamente dos tipos de negociaciones  de paz, la principal con el gobierno salvadoreño y lateralmente con el gobierno de los EEUU; pero en la práctica la negociación  lateral  avanzó con mayor rapidez, lo que dinamizó el avance en las negociaciones con el gobierno.

Los acuerdos FMLN/EEUU no se dieron a conocer, tení­an que ver con el hecho que el FMLN se habí­a comprometido a avanzar en el proceso de negociación de acuerdos de paz con el gobierno salvadoreño, no continuar con la lucha militar después de los Acuerdos de Paz, disminuir la intensidad  de la alianza que el FMLN tení­a con Cuba, Viet Nam, Corea del Norte y otros paí­ses en donde habí­a un gobierno revolucionario y comprometerse en continuar su lucha revolucionaria mediante elecciones, a cambio de que los EEUU respetara la lucha electoral para impulsar una revolución democrática , así­ como su solidaridad con otros movimientos revolucionarios de otros paí­ses.  

Después de los Acuerdos de Paz,  se continuó con la representación del FMLN ante el gobierno de los EEUU, se levantamiento de sanciones migratorias en contra de los dirigentes del FMLN (excepto para aquellos involucrados en actos terroristas contra ciudadanos estadounidenses), la mayorí­a de dirigentes del FMLN obtuvieron visas de diez años para viajar a los EEUU y algunos de ellos recibieron cursos sobre democratización, administración pública y otras disciplinas  en organismos internacionales, financiados por el gobierno de los EEUU, se ha mantenido relaciones abiertas y de respeto con la Embajada de los EEUU, el Congreso, el Senado y el Departamento de Estado.

Las relaciones polí­ticas y económicas del FMLN con el gobierno revolucionario de Venezuela fueron aceptadas a regañadientes por el gobierno de los EEUU, no obstante las iniciativas económicas y polí­ticas que estaba impulsando el gobierno venezolano a nivel latinoamericano en contra de los intereses de los EEUU.

Durante la administración de Mauricio Funes, uno de los representantes del FMLN ante el gobierno de los EEUU fue nombrado embajador ante ese paí­s; los EEUU aumentaron la ayuda económica por intermedio de AID, FOMILENIO y ONG norteamericanas. Algunos dirigentes del FMLN, hicieron declaraciones ofensivas contra el gobierno de los EEUU, pero la dirección del partido evitó que las relaciones con EEUU se deterioraran. Mauricio Funes pretendió radicalizar las relaciones con los EEUU, asumiendo una posición crí­tica sobre su polí­tica exterior, el embajador salvadoreño opinó que eso no contribuí­a a mantener relaciones positivas con ese paí­s, el funcionario fue trasladado nombrando a un profesional que habí­a formado parte de la Comisión Diplomática del FMLN,  la dirección del partido logró que Funes comprendiera la necesidad de mantener buenas relaciones con los EEUU y el nuevo embajador hizo un buen trabajo diplomático y las relaciones continuaron  con normalidad.

En la medida que la polí­tica exterior de los EEUU se fue radicalizando contra el movimiento revolucionario en América Latina, las relaciones con el FMLN se tensionaron, pero se logró  mantener una relación de respeto mutuo. Algunos  comentaristas polí­ticos salvadoreños dijeron que las relaciones del gobierno salvadoreño con el de EEUU se deteriorarí­an, pero el Presidente Trump continúo con una relación diplomática constructiva. Hasta el año 2016 se podrí­a  decir que las relaciones diplomáticas del FMLN con el gobierno de los EEUU han sido  mejores que las del partido ARENA.

Los casos de corrupción de funcionarios del gobierno salvadoreño y el interés del gobierno de los EEUU de combatir la corrupción, han minado las relaciones diplomáticas con ese paí­s. La migración ilegal hacia los EEUU de parte de ciudadanos de los paí­ses del llamado triángulo norte, tensionó progresivamente las relaciones de los gobiernos de esos paí­ses con los EEUU, se convenció a los EEUU de la necesidad de apoyo financiero para fortalecer medidas de polí­tica que redujeran  significativamente ese tipo de migración; sin embargo, los migrantes  adoptaron  formas colectivas y masivas, esto ha molestado al  gobierno de EEUU, acusando a los gobiernos por no tomar medidas que limiten o impidan esa forma de migración.

La designación de Alexandra Hill como futura ministra de Relaciones Exteriores es muy positiva, es una profesional muy bien preparada y con experiencia en relaciones internacionales, su intensión de mejorar las relaciones con los EEUU es muy buena y necesaria.

spot_img

Últimas entradas