spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

¿Quiénes pagan los platos rotos del impago?

Entidades financieras han señalado en reiteradas ocasiones que la alta polarización polí­tica y la falta de acuerdos imposibilitan que el paí­s salga del "bache" en el que se encuentra.

spot_img

El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, asegura que “los efectos ya los va a empezar a sentir la población, porque para prestarle dinero a El Salvador, al Gobierno, a los bancos, a los privados, van a aumentar las tasas de interés; nos va a afectar a todos, a los empresarios, a la gente más pobre”.

Tres compañí­as de riesgo han bajado la calificación de deuda a El Salvador. Moody”™s, Fitch Ratings y Standard & Poor”™s han puesto en evidencia la crí­tica situación de las finanzas del Estado.

“Un “˜riesgo paí­s bajo”™ se traduce en endeudamiento internacional barato, que se puede reflejar en más gasto público que genere beneficios económicos y sociales”, explican especialistas.

A la hora de invertir, los entes financieros ponen en la balanza el riesgo y la rentabilidad. Si el riesgo paí­s es alto, significa que el dinero de los inversores corre un alto riesgo de pérdida es por esto que la baja en las calificaciones pone a El Salvador en desventaja en materia de inversión.

El pasado 7 de abril el Gobierno comunicó que el paí­s está en condición de impago luego de no cubrir las obligaciones las pensiones del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada (IPSFA), después de que en la Asamblea Legislativa se diera el “no” para la obtención de $282 millones de dólares en bonos.

Moody”™s fue la última calificadora en bajarle la ponderación de deuda al paí­s, catalogándolo como uno de las economí­as con mayor incertidumbre de pago a sus acreedores.

Según medios impresos, en la década de los 90 Moody”™s fue la calificadora que le otorgó el “Grado de inversión” a El Salvador, un tí­tulo que mantuvo hasta 2009, cuando la deuda del paí­s comenzó a subir.

El “˜riesgo paí­s”™ mide la probabilidad de incumplimiento de las obligaciones financieras de una nación debido a factores que van más allá de los riesgos inherentes a un préstamo. De esta manera, cuanto mayor sea el riesgo, peor calificación recibirá el paí­s.

De esta probabilidad dependerán en gran medida temas de relevancia como la inversión extranjera o el acceso a financiamiento internacional, variables importantes para la generación de empleo y la producción de bienes y servicios.

El “˜riesgo paí­s”™ tiene en cuenta variables relacionadas con el entorno macroeconómico, la estabilidad polí­tica y el marco jurí­dico e institucional. Entre las variables destaca: déficit fiscal (ingresos ““ gasto), el crecimiento del PIB, la consistencia de las polí­ticas macroeconómica, turbulencias polí­ticas o las presiones polí­ticas sobre el gasto público

Calificadoras y entidades financieras han señalado en reiteradas ocasiones que la alta polarización polí­tica y la falta de acuerdos imposibilitan que el paí­s salga del “bache” en el que se encuentra. Además, remarcan la inacción ante estrategias como el combate de la evasión y elusión, que constituye una medida clave para la obtención de recursos.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias