spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

¿Por qué no debe ser armada la población?

"Quien porta un arma debe cumplir un perfil psicológico, y no padecer ninguna patologí­a como psicosis de guerra o delirio de persecución", dice el experto

spot_imgspot_img

El criminólogo salvadoreño, Ricardo Sosa, expresa que la propuesta de crear grupos de defensas comunales armados, es una medida “inadecuada, populista y carente de todo respaldo cientí­fico y criminológico”, medida que podrí­a generar “grandes riesgos” en la sociedad.

“La propuesta debe de estudiarse a profundidad, ya que implicarí­a grandes riesgos; considero una medida inadecuada, populista, incorrecta, carente de todo respaldo cientí­fico y criminológico, que busca manipular la opinión y conciencia de la ciudadaní­a que está ansiosa que con esta “nueva propuesta” se erradique el crimen y la impunidad al cometer delitos”, expresó el criminólogo.

El 12 de abril del corriente año, el diputado de Gran Alianza por la Unidad (GANA), Guillermo Gallegos, propuso la creación de defensas comunales armadas que estarí­an coordinadas por la Policí­a Nacional Civil (PNC, a fin de que estos ciudadanos defiendan sus vidas y recuperen los territorios de grupos pandilleriles.

¿Por qué no debe armarse? Sosa brinda sus opiniones basándose en que El Salvador está situado, desde el 2015, como el paí­s más violento del mundo, base al parámetro, “que es el í­ndice de homicidios por cada cien mil habitantes, que en 2015 fue de 104”.

“Nuestra sociedad salvadoreña se encuentra enferma, históricamente hemos sido violentos desde épocas de la colonia, y nos hemos convertido en sociedad intolerante de esto existe evidencia con casos de homicidios por disputas de parqueo, ruidos en las casas, fiestas hasta altas horas de la noche, casos pasionales, disputa de ví­a pública entre otros” acota el especialista.

Ante esto, Sosa manifiesta que la sana convivencia no se encuentra en su mejor momento, “y esto aplica a cualquier colonia o residencial no importando su nivel económico”.

“Pueden elevarse homicidios”

El criminólogo asegura que la población civil no tiene ningún tipo de adiestramiento en uso de armas de fuego y explica que los ciudadanos que poseen armas con autorización, se someten a exámenes teóricos, psicológicos y práctico, el cual, consiste en aprender a armar y desarmar un arma de fuego.

“Es predecible un alza de homicidios por situaciones no relacionadas a crimen y delincuencia sino por hecho de intolerancia, matonearí­as y cualquier tipo de disputas; lo cual vendrí­a a aumentar nuestros í­ndices de homicidios como paí­s en el concierto mundial”, dijo.

Y añade que, la persona que porta un arma debe cumplir un determinado perfil psicológico, y no padecer ninguna patologí­a como psicosis de guerra o delirio de persecución, no solo por el hecho que este ciudadano forme parte de un grupo de comité ciudadano o como se le designe.

Sosa explica que en El Salvador el 85% de los Homicidios, aproximadamente, son cometidos con armas de fuego, el incrementar la presencia de armas de fuego en el territorio nacional estarí­a facilitando el comedimiento de homicidios y de otro tipo de delitos.

“Los asaltos a residencias podrí­an generar que los delincuentes asesinen de una vez a los residentes presumiendo que estarán armados y convertir en blanco a las colonias, residenciales, comunidades, ya no solo por el patrimonio, sino como fuentes de provisión de armas de fuego”

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias