spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Por favor insúlteme, su excelencia

“Lo que no mata, engorda” es lo mismo que “lo que no te hace daño, te fortalece”.

Quisiera estar en los zapatos de mi querido amigo Jorge Panameño, destacado colega aparentemente “víctima” de la ponzoña de Su Excelencia; porque, tal como le escribí en un mensaje: “Jorge: los disparates del presidente te fortalecen”. Que conste que lo de “disparates” es un eufemismo; se lo dije de otra forma.

Resulta que a  raíz de los ataques de Su Excelencia, la fama del Dr. Panameño, que no es poca, como persona, como profesional y como ciudadano comprometido con su país, se ha disparado exorbitantemente. ¡Felicidades, Jorge!

El desprestigio de nuestro gobernante y sus obedientes subalternos inmediatos ha llegado a un nivel tal que cualquier insulto de él o de ellos suena como un cumplido. Por eso quisiera estar en los zapatos de Jorge Panameño. ¡Guau! ¡Qué bendición! ¡Qué daría yo porque un bachiller sin formación superior me insultara. ¡Claro! Sin pretender compararme con el Dr. Panameño.

Lo más destacable del caso es que la razón por la que mi estimado colega estaba atendiendo al paciente altamente sospechoso de Covid 19, era porque no lo podían trasladar al sistema ridículamente centralizado en los hospitales del Sistema Nacional de Salud, porque no había camas disponibles. Y creo que hasta es posible que hayan ido a visitar el CIFCO para ver si podían trasladarlo por ahí pero parece que no.

Y el veneno fluyó. Pero a fin de cuentas… Adivinen ¿Quién habrá salido mal parado, y quién fortalecido? Por eso yo desearía que Su Excelencia me insultara.

Carlos H. Castelar
Carlos H. Castelar
Médico Cardiólogo

Últimas entradas