spot_img
spot_img
miércoles, 12 de mayo del 2021

Ponce dice que eliminará fondos reservados de presidencia de la Asamblea

El presidente del Palacio Legislativo aclaró que no hará uso del fondo discrecional y que “el salario que me paga el pueblo salvadoreño será el único recurso que administre”.

spot_imgspot_img

El presidente de la Asamblea Legislativa y diputado del Partido de Concertación Nacional (PCN), Mario Ponce, manifestó este sábado que no echará mano de los fondos que tiene asignados en función del cargo que desempeña para su uso discrecional.

“Como presidente de la Asamblea, renuncio al fondo reservado que está destinado para la presidencia y  asciende a $11 mil mensuales”, recalcó el legislador.

Es más. Anunció que solicitará varias auditorías internas, para contar con un diagnóstico que permita “ordenar la casa”.

Ponce asumió la presidencia del Órgano Legislativo el 1 de noviembre, en cumplimiento del protocolo de entendimiento que firmaron el 3 de mayo de 2018 los partidos Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), PCN y Partido Demócrata Cristiano (PDC). Eso permitió que el arenero Norman Quijano, presidiera la institución desde mayo del año pasado hasta el 31 de octubre, es decir, un año y medio. El pecenista concluye su mandato el 30 de abril de 2021.

Ponce desde que asumió, ha hecho una serie de cambios administrativos, hará una evaluación del personal institucional y propondrá un Decreto de Retiro Voluntario (no se ha especificado el monto), para bajar la carga de personal, dado que la Asamblea para el siguiente ejercicio fiscal entra con un presupuesto desfinanciado de $58.3 millones y, para sostenerse, necesitaría de un refuerzo presupuestario de al menos $1.5 millones.

La mayor presión financiara la tiene el pago de salarios de casi mil 500 empleados y que representa un gasto de $1,5 millones y los canones de arrendamientos donde están algunos grupos parlamentarios y sus empleados, debido a que el edificio principal está deteriorado por los terremotos de 2001. En concepto de alquiler gastan $65,000 mensuales y que al año son $780 mil.

En el tema de los fondos reservados, el político insistió que “se debe evitar ese tipo de cosas, a donde hay decisiones discrecionales para su uso, porque eso es lo que provoca corrupción, eso es lo que provoca los malos manejos o los manejos discrecionales”.

Sin embargo, el expresidente y diputado arenero Norman Quijano, desmintió a su homólogo, y aclaró en su cuenta de Twitter que “la Asamblea no tiene partida de gastos reservados, lo que existía era el Fondo Circulante, cuenta que yo pedí cerrar durante mi gestión. Felicito a Mario Ponce por continuar con las buenas prácticas”.


Pide a diputados “conectarse” con los problemas del país


Por otra parte, Ponce volvió a reiterar el llamado a los grupos parlamentarios para que aprueben los $91 millones que necesita el Ejecutivo para implementar la fase II del Plan de Control Territorial iniciado el 20 de junio.

Enfatizó que “el presidente Nayib Bukele necesita los recursos necesarios para financiar el plan de control territorial. Los diputados tenemos que ser responsables”.

Considera que la Asamblea debe tener cuidado de no poner una “camisa de fuerza” a la Presidencia, en alusión a ARENA y el FMLN que están frenando la aprobación de los empréstitos que está pidiendo el gobernante.

El plan territorial necesita fondos agregó, y sería un error de los 84 diputados no dar los votos. La población percibe los cambios, sostuvo.

El pasado miércoles, el ministro de Hacienda, Nelson Fuentes, llegó al congreso para solicitar otro préstamo, por $109 millones autorizados por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y que serán utilizados para la fase III del plan antidelincuencial. Toda la iniciativa en materia de seguridad pública requiere de $575 millones.

Y aunque ese día, el titular de la cartera en materia fiscal estaba acompañado de diputados de la Comisión de Hacienda, no quisieron hacer comentarios y lo dejaron solo con los periodistas que cubren la Asamblea y los parlamentarios se retiraron a la sesión plenaria. ¿Un acto de descortesía? ¿O quizás falta de interés?

El jueves, representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), se reunieron tanto con el Ejecutivo como con el Legislativo, y aunque el primero en un comunicado planteó buenas noticias y los segundos en una rueda de prensa no entraron en detalles de la plática que sostuvieron con los miembros de la entidad financiera internacional, lo cierto es que el panorama no es nada alentador para el país.

Con una recesión económica mundial, que, por el momento no ha tocado o afectado a El Salvador, lo cierto es que el FMI vino por dos puntos que lo tiene preocupado: que el país no cumpla la Ley de Responsabilidad Fiscal por el alto endeudamiento que está sumando y por la confrontación que hay entre el presidente Bukele y la Asamblea, particularmente con ARENA y el FMLN que por hoy, son las dos fuerzas políticas que tienen el control porque entre ambos suman 60 votos, o sea que tienen la mayoría calificada para aprobar préstamos y el financiamiento de $755 millones que necesita el Presupuesto General de la Nación que, como todos los años, presenta desfinanciamiento y tiene que recurrir o bien a bonos (deuda de largo plazo), Letras del Tesoro (LETES), que no es más que deuda a corto plazo o préstamos, como es en esta ocasión.


Tanto areneros como efemelenistas, están viendo con lupa el plan de gastos del Ejecutivo, llamando a cada responsable de los Ministerios. No han entrado a conocer la Ley de Salarios, que sin duda van a encontrar inconsistencias como ya las detentaron en el presupuesto y hasta la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), también ha encontrado al menos 8 inconsistencias.

En resumen, esa relación cordial entre los Órganos de Gobierno que pregona Ponce puede caer en saco roto. Lo que sí se ve con certeza, es que ni ARENA ni el FMLN están en la sintonía de darle un cheque en blanco a Bukele, aunque el presidente de la Asamblea diga que no ha escuchado un no de los dos partidos.

Como dijo Nicolás Maquiavelo (1469-1527), filósofo político y escritor italiano: “La política es el arte de engañar”.


spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias