spot_img
spot_img
martes, 26 de octubre del 2021

Periodismo y el día del locutor

Antes para ser locutor en el país se requería que asistieras al curso de locución que oficialmente impartía el Ministerio del Interior, hoy Ministerio de Gobernación, a través de la dirección de espectáculos públicos de radio y televisión

spot_img

Nuestro reconocimiento a las grandes voces de la locución salvadoreña, en especial a las grandes voces de oro muchas de ellas que quedaron en el anonimato de su reconocimiento, Albertico Hernández, Edgardo Cuellar   entre otros verdaderos precursores de la radio y a la primera voz femenina que la historia reconoce Ángela García Peña, Natalia Ramos y María de Baratta.

Pero con el paso del tiempo el avance de la tecnología, las cosas cambiaron se crearon ingeniosas maneras de hacer radio, nadie puede negar que la radio insurgente también fue asidero de voces hombres y mujeres que desde la clandestinidad hicieron radio, como también no se puede ocultar en la radio de la fuerza armada la existencia de voces que cumpliendo su labor llamaban “hordas terroristas” a sus adversario de lucha a través del micrófono.

No puedo dejar de reconocer las voces que pasaron por la legendaria YSAX la radio del Arzobispado de El Salvador, que fue dinamitada nueve veces pero que no callaron su pensamiento pacifista, por eso muchos quieren que su legado no sea recordado, por ello todo mi aprecio al Francisco Figueroa (el puma), Carlos Beltrán, Carlos Romero, José María (el primo) Palacios, Jorge García (Don Gumer)  que hicieron radio en medio de los momentos más difíciles del país.

Del lado insurgente en este país se hizo radio, y voces como Carlos Henríquez Consalvi, Rosa María Manzanares, Marta Urbina, Catalina López y Marvin Gáleas, son parte de la voces que sonaron en la legendaria Radio Venceremos, que años después y en tiempos de paz, terminaría su frecuencia comercializada a una Iglesia Evangélica contrainsurgente, conocida como ELIM. Sin embargo nadie puede negar que formaran parte de la historia de la radio y locución salvadoreña.

Es innegable que han existido voces de hombre y mujeres en la radio comerciales e incluso en la Radios Religiosas,  que hicieron historia que tenían el conocimiento de lo leído y un conocimiento sintáctico y semántico de las palabras. Mención especial para Aida Mancía de Tobías y su esposo Don Roberto, tremendas voces del país.

Por otra parte nadie puede negar la presencia de voces como las de Raúl Beltrán Bonilla, Hernán Quezada de la Torre, Rosi Castillo, Belarmino Castillo, Héctor Mancía, Raúl (el pato Alfaro)  Sergio Rodríguez, Mauricio Saade Torres, René Hurtado, Guadalupe Sorto, Mauricio Morataya, Héctor Carmona e incluso un ex presidente del país, Antonio Elías Saca. Carlos Castellanos y la voz de Carlitos Morán  una voz con más de 50 años de existencia que aún se escucha en el éter del dial.

Las voces que pasaron por Radio Tacana que hicieron historia, la tremenda voz de Omar González, ondas orientales en la voz inconfundible de Juan Ramírez, Miguel Umanzur y Dantón Fernández. Y sin olvidarnos en la Unión de la legendaria voz del golfo en el oriente del país.

Luego vinieron voces más mercantilistas, entre las que vinieron a acrecentar los emporios y mega consorcios comunicacionales de radio,  lo que se le llamó corporaciones radiales. Comenzó una nueva manera oligopólica de acumular capital y las concesiones, la época de “Riley Tu madre”  ese era grito de presentación, uno de los mitos que jamás se habían escuchado y que de manera histórica el locutor Riley Serrano  desactivó, hoy guarda prisión en Mariona por secuestro pero su condena está pronto a terminar, como terminó una buena época de la radio en el país y una serie de locutores que elevaron el numero de ventas comerciales pero destruyeron el linaje de buena locución.

Antes para ser locutor en el país se requería que asistieras al curso de locución que oficialmente impartía el Ministerio del Interior, hoy  Ministerio de Gobernación, a través de la dirección de espectáculos públicos de radio y televisión, tenías que saber de contenido de historia salvadoreña, de gramática. Pero por alguna razón esa modalidad se destruyó y quien determinó quien es o no locutor quedó a la discrecionalidad del propietario de la estación de Radio.

Mi reconocimiento a los compañeros y amigos con quien fundamos Radio Legislativa 88.1 del FM y a todas sus voces, con quienes construimos toda su programación musical y contenido de programación que aún permanece intacto desde hace 6 años y que ha logrado posesionarse sobre el quehacer del parlamento salvadoreño.  A todos los locutores con la misión de servicio y contenido social educativo e inteligentes,  incluso a los que injustamente se me escapan de la pila de la memoria, muchas felicidades.       

spot_img

También te puede interesar

Rigoberto Chinchilla
Periodista salvadoreño. Graduado en la Universidad de El Salvador (UES); colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias