spot_img
spot_img
lunes, 25 de octubre del 2021

Panorama sombrío del COVID-19 en El Salvador: a buscar salidas obligadas

El martes fueron registrados 298 contagiados y 8 muertos, así como 570 personas en estado entre grave y crítico

spot_img

Las estadísticas oficiales que publica el Gobierno de El Salvador nos muestran cada día el panorama más sombrío de la pandemia de Covid 19, comprobándose una curva imparable hacia el alza en número de casos confirmados y en cantidad de personas fallecidas. El martes fueron registrados 298 contagiados y 8 muertos, así como 570 personas en estado entre grave y crítico.

Tal comportamiento es similar al del resto de Centroamérica, a excepción de Belice y por supuesto, a la mayoría de países de Suramérica, lo que sume en un mar de incertidumbre en la población y plantea un futuro muy crítico en cuanto a la seguridad alimentaria y la situación económica de nuestros pueblos.

Ya son 6,736 casos confirmados de Covid 19 en El Salvador y probablemente tengamos una cantidad similar que ha sido consumida por el subregistro, siendo personas que acudieron a un establecimiento de salud y por su estado de salud no les realizaron las pruebas o simplemente no acudieron conociendo de tal problemática. De igual manera, la insuficiente vigilancia epidemiológica en el primer nivel de atención, impide contar con datos exactos de sospechosos.

En el mismo orden, varias alcaldías del país, principalmente de San Salvador, donde se concentra un gran porcentaje de casos y fallecidos, dan cuenta de un número bastante mayor al dato oficial de 182 muertos. Solo la alcaldía capitalina reportó el día martes un acumulado de 464 inhumaciones de personas confirmadas o sospechosas de la enfermedad, lo que hace suponer que realmente existen no menos de 650 defunciones por esa causa, lo que en su momento deberá ordenarse para fines de contabilización de la Inmunidad colectiva o de rebaño, previo a la aplicación de la vacuna específica.

Escenarios legales que deben analizarse

Es importante que tanto la población como los tres Poderes del Estado coincidan en que estamos en un momento realmente crítico de la pandemia y que al margen de las estadísticas, deben intensificarse medidas nacionales, departamentales o municipales para controlar la crisis. Como se ha comentado en diferentes oportunidades, existen tres escenarios legales que pueden incidir en la reducción del contagio y el control del virus:

El primer escenario, es que el Presidente de la República pueda sancionar y publicar el Decreto Legislativo 661, recientemente ratificado por la Asamblea Legislativa superando el veto presidencial. Dicho decreto le brinda 15 días de Emergencia Nacional y muchos elementos sanitarios que encajan perfectamente con la necesidad de aislar el virus a nivel local, además de coincidir en las fases de reincorporación a la vida productiva, todos los cuales podrán desarrollarse en un Decreto ejecutivo más específico.

Un segundo escenario lo constituye la no aprobación del Decreto 661 y el inicio de una nueva controversia que deberá resolver la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. Mientras este proceso se dirime, el ejecutivo puede echar mano de instrumentos legales como la Ley de protección Civil, el Código de Salud y el Código municipal, para dirigir todos sus esfuerzos en el desarrollo de la vigilancia epidemiológica en los territorios, estratificando los municipios más afectados y focalizando las acciones sanitarias, que pueden y deben incluir Cercos sanitarios a diferente nivel, lo que no constituye de ninguna manera una restricción a los derechos fundamentales.

Escenario crítico: continuar haciendo lo mismo

El tercer y más complicado escenario legal sería la no publicación del Decreto 661 y la continuidad de las acciones gubernamentales hasta ahora realizadas, basadas en Decretos ejecutivos, lo que sin duda alguna llevaría esta crisis a niveles insospechados, en virtud que la priorización de la atención clínica en hospitales, incluyendo el Hospital en CIFCO, predominando sobre las actividades preventivas propias de la Vigilancia Epidemiológica activa, no nos llevarán más que al colapso de nuestros establecimientos de salud, al contagio de gran parte del personal hospitalario, al incremento mayúsculo en el número de muertes y por consiguiente, a una catástrofe nacional difícil de superar en el próximo quinquenio.

Es momento de fomentar la unidad de los diferentes órganos del Estado y asumir que al final de esta crisis no habrán vencedores ni vencidos y existirá un único ganador: el pueblo salvadoreño. Dios iluminará a nuestras autoridades para tomar las más sabias decisiones.

Link de información completa de los datos al 01 de julio 2020:

https://drive.google.com/file/d/1MyZweRotT1tfD79Kn5VvKUVdQ5LCOYOb/view?usp=sharing

Fuentes: 

Sitio Web Gobierno de El Salvador

Sitio Web Coronavirus Johns Hopkins University

spot_img

También te puede interesar

Marlon Mendoza
Ortopeda y epidemiólogo
spot_img

Últimas noticias