spot_img
spot_img
sábado, 18 de septiembre del 2021

Pandillas: la influencia económica y polí­tica

Según investigaciones, en el paí­s se pagan al año alrededor de $120 millones en extorsiones

spot_img

Analistas afirmaron este miércoles que las pandillas son estructuras activas en la polí­tica y economí­a del paí­s, influyen en decisiones de altos mandos y se financian de extorsiones, principalmente.

En el paí­s, las principales pandillas son la Mara Salvatrucha y el Barrio 18, de las cuales se desprenden clicas en diferentes zonas que  dominan. Según cifras oficiales, en El Salvador existen más de 30 mil pandilleros en libertad, unos 13 mil más se encuentran recluidos en penales.

Las maras y la polí­tica

No es nuevo mencionar que pandillas han sostenido conversaciones con polí­ticos de los principales partidos del paí­s. ARENA  Y el FMLN han aceptado anteriormente que sostuvieron “reuniones” con lí­deres de pandillas, las cuales tuvieron lugar en tiempos electorales.

El analista polí­tico, Marlon Hernández, afirma que, la tregua entre pandillas (2012-2013) no fue la punta de lanza para que las maras se posicionaran polí­ticamente, o se convirtieran en grupos de presión, porque las negociaciones se iniciaron antes de ese proceso.

Lea: Maras ¿grupos de presión o actores polí­ticos?

“La violencia ejercida por las maras durante más de veinte años han transformado la realidad nacional y las ha transformado (a las maras) como actores con capacidad de influir en decisiones polí­ticas, directa o indirectamente, siendo, al mismo tiempo, productores de violencia”, explicó el analista.

Hernández asegura que las pandillas tienen tanto poder, que los actores formales del sistema polí­tico han entablado relaciones clandestinas en contienda electoral, ya sea para ingresar a territorios, reducir homicidios o ejecutar programas en comunidades.

El financiamiento de las maras

La extorsión parece ser la fuente principal de ingresos de las pandillas, según investigaciones del economista, José Salguero, quien asegura que el delito es una especie de palanca que potencia sus operaciones y define su nivel de modernización como estructura criminal.

Estadí­sticas de la Fiscalí­a General de la República (FGR) revelan que en el 2011 se registraron 3.805 casos iniciados de extorsiones; en 2012 se reportaron 3.417; en 2013 se contabilizaron 3.217 y en 2014 se iniciaron 2.867.

Lea: El Salvador entre extorsiones.

Entre los lugares más afectados por el delito, encabeza la lista la zona central con un 33.3%, en segundo lugar la zona Paracentral con un 30% y en último lugar la zona oriental con un porcentaje de 21.2. Según investigaciones, en el paí­s se pagan al año $120 millones solo en concepto de extorsión.             

Según el investigador, las maras reciben ingresos por “renta”, robos y hurtos, venta de drogas y armas, sicariato, secuestros, negocios ilí­citos, entre otros. Entre los gastos que realizan están: compra de teléfonos, saldo para llamadas, armamento, vehí­culos, adquisición de drogas, y otros.

Según datos oficiales, El Salvador alberga a más de 30 mil pandilleros, una de las regiones centroamericanas más asediadas por estas estructuras que cometen delitos como homicidios y extorsiones, y donde se debate su influencia en la polí­tica.

*Homicidios: táctica de pandillas, polí­ticos y sicarios.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias