spot_img
spot_img
jueves, 06 de mayo del 2021

No me queda más

Siempre me ha costado involucrarme en la polí­tica salvadoreña, desde pequeña, cuando se me inculcó el partido por el cuál debí­a votar. Desde acompañar a mis padres a votar, y finalmente ahora, en mi vida adulta, cuando me considero una activista por los derechos de las mujeres y poblaciones LGBTI, y me tengo que auto-arrastrar a las urnas, muchas veces a votar por gente que no me interesa/representa, o a anular el voto, o a comer una minuta…

En fin, votar nunca ha sido algo que hago con alegrí­a y disposición, y creo que es la misma historia para muchas personas jóvenes en estos dí­as (excepto lxs recalcitrantes de cada partido y la nueva derecha de Nayib). Estoy decepcionada, aburrida, y poco o nada impresionada con las opciones. Es como ir a una heladerí­a de un único sabor (sabor tierra), y que no me quede más que comprar ese único sabor metálico y polvoso cada cierto tiempo. Triste.

La misma historia fue este pasado Domingo 3 de febrero. Aunque en esta ocasión, la heladerí­a tení­a un nuevo sabor: Tierra y golondrina. Entonces, rolé mis ojos hasta el cielo (con sarcasmo, no con devoción, yo no creo en esas cosas), y me decidí­ a probar el nuevo sabor.

No porque sepa menos a tierra, sino porque creo que Nayib, en su semblante de traidorcito, es el menos homofóbico, y el más posible de cambiar su posición en cuanto a los derechos fundamentales de las minorí­as.

Porque (espero) que, por ser joven, y por ser un adepto a la religión del marketing, su postura en cuanto a los temas de derechos humanos sea dócil, y se mueva con las corrientes progresivas que son tan populares actualmente en el mundo (y en las redes sociales). Esas que han logrado avances importantes en paí­ses desarrollados, esas que los mismos dinosaurios y señoras pomposas de El Salvador se rehúsan a dejar pasar, porque ya sabemos: somos un pueblo gobernado por los mismos dueños de finca de siempre, somos un pueblo donde la riqueza está tan mal distribuida, la educación es de tan mala calidad, la religión es tan asfixiante, y la moral es tan hipócrita, que no tenemos discernimiento. Siempre nos toman el pelo. Siempre nos ven la cara.

Vivimos en burbujas de privilegio, pero digo nosotrxs (la clase media, minorí­a), porque allá afuera, en el campo, en otros pueblos, en otros cantones, la gente vive mal. Viven en situación de pobreza crónica. Viven en miseria. Para siempre marginados y castigados. Para siempre despreciados, y poco merecedores de sus ABSOLUTAMENTE IMPERATIVOS derechos humanos.

Y yo quiero que pensemos en ellxs. Quiero que pensemos en esas personas que no tuvieron nada para comer hoy. Esas personas que dan a luz a sus ‘terroristas´ favoritos: “los bichos”. ¿Por qué creen ustedes que existen las maras?, ¿será por maldad?, ¿o será porque una gran parte de nuestra población vive en condiciones de pobreza extrema, y no tienen opciones, y porque muchos vienen de un cí­rculo de violencia que no termina?, si ellos no tienen ni una alegrí­a, si luchan cada dí­a por sobrevivir, si viven en carencia y desgracia, ¿cómo esperan que sean?

Es tan cómodo pensar que ellos están alejados de nosotrxs moralmente como personas. Pensar que son monstruos. Y sí­, efectivamente lo son. Son monstruos que nosotrxs mismxs y nuestro gobierno ha creado. Es responsabilidad nuestra, de las cúpulas, de los gobernantes. Es responsabilidad de todos los dirigentes que han ignorado y marginalizado por siglos a estas personas y sus condiciones de vida.

Tenemos lo que nuestros padres y nosotrxs hemos cosechado. La solución no es exigirle polí­ticas ‘duras´ de seguridad al gobierno. Esa no es la solución, matar a toda esa gente NO ES la solución. La solución es darles atención, salud, educación, trabajar para mejorar sus comunidades: si los más vulnerables están bien, TODES vamos a estar bien. Es una balanza.

 

Avatar
Nicole Membreño
Columnista / Femenista

Últimas columnas